POLITICA FRENTE AL JUEZ BONADIO

Cristina se enfrentará el martes a una nueva acusación por asociación ilícita

La ex presidenta sumaría con la causa Los Sauces un tercer procesamiento. El juez apunta a delitos más graves que el lavado. Ayer, CFK pidió que Florencia no quede detenida.

Dibujo de Temes
Dibujo de Temes Foto:Pablo Temes

La ex presidenta Cristina Fernández enfrentará la próxima semana su segunda indagatoria por asociación ilícita. Para el juez federal Claudio Bonadio, los negocios que CFK llevó adelante con la sociedad Los Sauces forman parte de un esquema mucho más complejo que el lavado de activos y las negociaciones incompatibles. La causa preocupa a la ex mandataria al punto que ayer reclamó que su hija, Florencia, no quede presa. Ella también debe declarar ante el magistrado el lunes.

Todo está listo para que el martes, a las 9, enfrente nuevamente a Bonadio, quien ya la investigó por Hotesur y la procesó por la maniobra de dólar futuro. Fuentes del caso indicaron a PERFIL que Bonadio procesaría a CFK luego de su indagatoria, lo que le sumaría a la ex mandataria un tercer procesamiento. El fallo podría darse antes de los diez días que establece el Código.

Esta vez, Cristina teme por sus hijos. A través de un escrito que difundió en las redes sociales –y que luego su abogado Carlos Beraldi presentó en el juzgado–, Cristina aseguró: “Según fuentes de información confiables, en las próximas horas se intentará privar a mi hija Florencia Kirchner de su libertad ambulatoria”, dijo. Y hasta contó que lo supo de las mismas fuentes que le revelaron que en una reunión de febrero de 2016 en el Banco Central, convocada por su Presidente, Federico Sturzenegger, se exhibió un power-point que terminaba con la foto de Florencia diciendo: “¿Y con ésta que hacemos?”. Poco después, la Justicia le incautaba más de US$ 6 millones de las cuentas y cajas de seguridad.

El fiscal Carlos Rívolo la dejo tranquila: avaló la exención de prisión por entender que Florencia no implicaba riesgo para la investigación. Bonadio la hizo esperar hasta última hora para concedérselo.

Fue después de un día de tensión en donde primero la sobrina de Cristina, Romina Mercado, y después el empresario Lázaro Báez, detenido en la cárcel de Ezeiza, desfilaron ante el juez y el fiscal acusados de ser parte de una organización junto a Néstor Kirchner, Cristina Fernández, Máximo y Florencia, entre otros, que funcionó desde mayo de 2003, cuando el fallecido ex presidente llegó al poder.

De esa organización, habrían formado parte Báez y sus hijos; Cristóbal López y Fabián de Sousa (del grupo Indalo); y una serie de personajes claves en los negocios de los K. Para Bonadio, los Kirchner formaron Los Sauces para canalizar pagos de dos contratistas del Estado, Báez y López, a través de alquileres de inmuebles. La imputación remite directamente a la causa del juez Julián Ercolini por asociación ilícita en el manejo de la obra pública. La relación de Báez y López con los Kirchner se fundamenta en sus negocios con el Estado. Por eso, fuentes judiciales consultadas por PERFIL coinciden en que todas las causas se unirán en un debate oral para dilucidar los hechos como una misma maniobra. El abogado de CFK, Beraldi, dice: “Hotesur y Los Sauces” son dos causas idénticas.

A la hora de resolver el futuro judicial de Fernández de Kirchner, Bonadio tendrá que ponerle nombre a los delitos cometidos. La fiscalía se inclinaba por dar probada el delito de negociaciones incompatibles con la función pública, pero la acusación inicial incluía cohecho y lavado. Será el momento también de definir los papeles de cada uno en la presunta banda que para Bonadio encuadra una asociación ilícita. Cristina y Máximo estarían en condiciones distintas a la de Florencia, quien era menor cuando se creó Los Sauces e ingresó a la empresa tras la muerte de su padre. Máximo integró la sociedad desde un comienzo, en 2008, con el 10 % de las acciones. Néstor y Cristina se repartían 45 % para cada uno. “Hay un tema que tiene que ver con las decisiones que se tomaron. Cristina estaba gobernando y Máximo se encargaba de los negocios inmobiliarios”, graficaron fuentes judiciales.

Anoche ya habían llegado los vallados a Comodoro Py 2002, donde habrá un fuerte operativo de seguridad para recibir el lunes a Máximo y Florencia. La Cámpora prometió hacer su acto de presencia. La huelga de la CGT enmarcará la jornada del martes. La diputada Margarita Stolbizer, denunciante de la causa, pedirá luego los procesamientos.