POLITICA

Cristina se sometió a un control de salud

Lo confirmó la unidad médica presidencial, en el Otamendi.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner se realizó ayer por la mañana un chequeo “programado” en el Sanatorio Otamendi, de la Capital Federal, según confirmó a PERFIL Luis Buonomo, jefe de la Unidad Médica Presidencial.

Cristina entró a las 8 de la mañana a la clínica y se retiró a las diez. Se realizó una mamografía, un Papanicolau y un control “alejado” de su operación tiroidea. Se trata de chequeos de rutina que pueden incluir radiografías y otro tipo de estudios. Los chequeos, según confió Buonomo, dieron resultaron “normales”.

En el Sanatorio Otamendi nació, el 15 de julio, su nieto, Néstor Iván, hijo de Máximo Kirchner y Rocío García. En esa oportunidad, la familia presidencial ocupó el cuarto piso del edificio, ubicado en Azcuénaga al 800.

La salud de la Presidenta, por lo general, se maneja como un secreto de Estado. Pero en los últimos años fueron frecuentes los partes de la Unidad Médica Presidencial en los que se informaban cancelaciones de actividades de la jefa de Estado por un problema de hipotensión, que le suelen generar cuadros de lipotimia.

Por ejemplo, el 9 de enero de 2009, Cristina postergó un viaje a Cuba por un cuadro de hipotensión que la obligó a tomar una semana de descanso, fuera de la agenda cargada que lleva cualquier presidente. La exposición a las altas temperaturas es desaconsejada por los médicos que cuidan la salud de la mandataria debido a la propia hipotensión.

La jefa de Estado agregó a su cuadro de hipotensión permanente una operación de la glándula tiroides, en enero de 2012. Los médicos le habían diagnosticado que tenía un tumor maligno, pero resultó equivocado. Ahora, para suplir las funciones de la glándula, debe tomar una medicación de por vida.

Son varios los antecedentes de lipotimia en Cristina. En enero de 2011, la Presidenta sufrió una recaída: estaba en la Casa Rosada y se descompensó. Ese día hacía mucho calor. En octubre del mismo año, la Presidenta padeció otro cuadro de hipotensión.

En esa oportunidad, los médicos lo relacionaron con la tensión y el estrés que le generaba la campaña electoral. En mayo del año pasado tuvo un cuadro de gripe tras regresar de su viaje a Angola, un destino que sus doctores habían desaconsejado por las altas temperaturas. En agosto del mismo año tuvo que suspender un viaje a Jujuy por una lipotimia, acompañada de mareos.

Los controles. La mamografía es un control que las mujeres adultas deben realizarse cada tanto, para comprobar que no haya tumores malignos. Se realiza con mamógrafos que emiten rayos X. La prueba de Papanicolau es un control ginecológico que tiene como objetivo detectar si hay cáncer en el útero, y es también una prueba a las que las mujeres se someten una vez por año.

El control alejado de la glándula tiroidea se hizo para verificar que no existe ningún inconveniente después de que a la Presidenta le quitaron la glándula por un mal diagnóstico. En este caso, la jefa de Estado salteó los controles sin inconvenientes y los resultados fueron positivos.



Mariano Confalonieri