POLITICA AYER NO SALIÓ DE SU CASA

Cristina sigue en el Sur, cerca de Romina, la sobrina de Hotesur

La expresidenta continúa en su refugio de Río Gallegos. Cúales podrían ser sus próximos pasos ahora que no cuenta con el avión presidencial.

PERFIL COMPLETO

Foto:Adrian Barabino

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner sigue refugiada en su casa de Río Gallegos y no se deja ver en público. Tiene una fuerte custodia: en la puerta, sobre la calle Mascarello, hay tres camionetas con policías de la Federal, coordinados por Diego Carbone.

“Es casi como cuando era presidenta”, sintetizó una fuente patagónica. Por ahora, según sostienen en Santa Cruz, la ex jefa de Estado tiene previsto quedarse unos días más al menos en Gallegos.

Si quisiera ir a El Calafate, ya sin el Tango 01, debería hacer el recorrido en auto y tardaría unas tres horas. A menos, claro, que rente un avión privado. El viaje de Buenos Aires a Río Gallegos fue en un avión de Aerolíneas Argentinas y en clase turista.

El jueves, cuando fue a la jura de su cuñada, Alicia Kirchner, como gobernadora, Cristina fue recibida en el aeropuerto de Río Gallegos por una de sus sobrinas, Romina Mercado, parte clave en la causa Hotesur, dado que ella es la presidenta de la sociedad anónima que controla el hotel familiar, Alto Calafate. Hotesur está en la mira de la Justicia por irregularidades societarias pero también por posible lavado de activos.

Mercado, durante la jura de su madre como gobernadora, estuvo sentada a dos sillas de la ex presidenta. La confianza que se tienen es mutua. Romina lleva la estrategia judicial con el consejo de su abogado, Alberto Beraldi. Fueron los que lograron apartar de la causa, con un planteo judicial, al magistrado Claudio Bonadio, que tenía fuertes sospechas sobre el alquiler de habitaciones de Alto Calafate que había hecho el empresario oficialista Lázaro Báez.

Es la causa que más preocupa a Cristina. Porque la involucra a ella y a su hijo, Máximo. Este año intentó que el expediente fuera a parar al sur, pero la maniobra fue rechazada por la Justicia federal porteña.

Si regresa a Buenos Aires, Cristina vivirá en el departamento de la familia en Recoleta, donde pasó las últimas dos noches como presidenta de la Nación. Además, en la Ciudad tendrá, a partir del año que viene, a sus dos hijos: Máximo fue electo diputado nacional y Florencia vive en el barrio de Constitución.



Mariano Confalonieri