POLITICA OPERACIONES EN LAS SOMBRAS

Cristina trabaja para frenar el acuerdo en el Congreso

Tuvo una charla con Recalde el jueves. Y envió a su hijo Máximo a dialogar con senadores. Malestar de varios diputados del FpV.

PERFIL COMPLETO

Foto:Ag La Plata
Cristina Kirchner se mueve en las sombras para frenar el acuerdo que el Gobierno alcanzó con los fondos buitre. Entiende que se trata de una “rendición” y que sepulta la “batalla” que ella encabezó para evitar que los holdouts sacaran una gran tajada de un eventual arreglo.
Ayer, en su Facebook, la ex presidenta cargó contra Juan Carlos Fábrega, ex presidente del BCRA, quien la había acusado de boicotear un arreglo con los acreedores en 2014, del que querían participar los bancos privados.
La ex presidenta envía a su hijo, el diputado nacional Máximo Kirchner, y al ex ministro de Economía Axel Kicillof a hacer lobby sobre los senadores. Y es el cerebro detrás de la estrategia del bloque del Frente para la Victoria en Diputados de endurecer su postura frente al acuerdo. Una mesa chica, integrada por cinco de ellos (entre los que se encuentra Andrés Larroque, de La Cámpora), recibió instrucciones de la ex presidenta para multiplicar los cuestionamientos contra el acuerdo entre el Gobierno y los fondos buitre.
CFK mantuvo una extensa charla telefónica con Héctor Recalde. En reunión ampliada, el jefe de la bancada transmitió sus iniciativas al resto del bloque. Las dos directivas, que para afuera tienen unanimidad, pero para adentro generan cortocircuitos, son la decisión de no dar quórum en la sesión del martes y la convocatoria a un plebiscito vinculante para que la gente opine sobre el acuerdo.
“Son medidas que no tienen sentido. El quórum no lo manejamos nosotros. Y el plebiscito ¿lo vamos a hacer después de que se apruebe el acuerdo?”, se quejó un diputado que hasta ahora se muestra como del riñón kirchnerista. Otro despotricó: “No hay autocrítica. Parece que no perdimos la elección”.
Uno que tiene posición ambigua es José Luis Gioja, el ex gobernador de San Juan. El diputado nacional dijo que había que bajar al recinto. Pero luego aclaró que había que hacerlo una vez que el oficialismo consiguiera el quórum. Sin embargo, el gobernador de la provincia, Sergio Uñac, advirtió ayer que los legisladores kirchneristas tienen que dar quórum.
En Diputados, Máximo participó de la última reunión del bloque pero no emitió palabra. Se retiró del tercer piso del edificio antes de que ingresara la prensa. Lo hizo por una puerta lateral. El jueves, su tía Alicia Kirchner, que gobierna Santa Cruz, lo llevó al encuentro con gobernadores en un hotel del centro, con la intención de persuadir a algunos de ellos, que controlan más a los senadores (ver página 3).
Es en la Cámara alta donde el FpV puede lograr que todo fracase.

M.C.