POLITICA


Cristina vuelve a Buenos Aires por un esguince: no funciona el tomógrafo de Río Gallegos

La presidenta tuvo que viajar para realizarse una resonancia ya que el equipamiento del principal hospital de Santa Cruz no funciona.

Cristina Fernández de Kirchner sufrió un accidente domestico y se esguinzó
Cristina Fernández de Kirchner sufrió un accidente domestico y se esguinzó
Foto:Cedoc

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner sufrió hoy un accidente doméstico en su residencia en Río Gallegos por lo que fue trasladada al Hospital Regional donde fue atendida de urgencia. Sin embargo, al no funcionar ni el tomógrafo ni el resonador del centro médico, la mandataria tuvo que viajar a Buenos Aires.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Esta tarde, pasadas las 18.00 horas, la camioneta Honda CRV de Máximo Kirchner junto a dos camionetas de la custodia presidencial trasladaron a la Presidenta, quien ingreso por la guardia de la calle 25 de Mayo, en medio de un operativo que intentó disimular lo ocurrido.

Según informó el portal Opi Santa Cruz, Cristina accedió directamente a la sala de rayos donde le hicieron una placa y se le diagnosticó un “esguince menor de tobillo izquierdo”. Sin embargo, como ni el resonador ni el tomógrafo funcionaban, la Presidenta abandonó el lugar una hora después en silla de ruedas y trasladada a Buenos Aires, donde seguirá su tratamiento. 

“La cara de Cristina estaba transfigurada, tenía anteojos negros y destilaba bronca”, aseguró uno de los ocasionales testigos del ingreso al medio de Santa Cruz.

Reincidente. En marzo de este año, Cristina había sufrido una fractura en el mismo pie que hoy se esguizó. La falta de elementos para determinar el grado de lesión hizo que la Presidenta viaje con el Tango 01 para someterse una resonancia magnética y otros estudios médicos. El avión despegó a las 19.53.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Cristina Fernández de Kirchner
  • Río Gallego
  • esguince
  • resonador
  • tomógrafo
  • Tango 01
  • Buenos Aires
  • Santa Cruz
  • Hospital de Río Gallego