POLITICA

Cristina y Mujica se reunirán en La Habana para limar asperezas

default
default Foto:Cedoc

Agencias

José “Pepe” Mujica quiere reunirse con Cristina para solucionar un conflicto bilateral. Esta vez, el problema es una resolución argentina que afectaría a los puertos uruguayos. El lugar del posible encuentro será la ciudad de La Habana, en donde ambos presidentes estarán a fin de mes, para asistir a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

El ministro de Relaciones Exteriores oriental, Luis Almagro, informó la noticia al diario El Observador de Montevideo. La idea inicial era llevar a cabo la reunión en la próxima cumbre del Mercosur, que estaba prevista para esta semana en Caracas. Pero finalmente ese evento se pospuso para mediados de febrero y ahora los planes cambiaron.

El nuevo cortocircuito con Uruguay arrancó en octubre pasado. La subsecretaría de Puertos y Vías Navegables prohibió a los barcos que exportan mercaderías hacer trasbordo en países sin convenio de transportes de cargas. En la práctica, esto significa que no pueden tocar los puertos del país vecino.

Claro que la resolución argentina no fue un hecho aislado, sino que forma parte de un conflicto más amplio. En los círculos diplomáticos, fue leída como una respuesta a una decisión anterior de Mujica: la autorización a la pastera UPM (ex Botnia) a aumentar la producción de su planta, ubicada justo enfrente de la localidad entrerriana de Gualeguaychú.

A estos problemas, se suma que la relación personal entre “Pepe” y la Presidenta no está atravesando su mejor momento. Sobre todo, desde el famoso descuido verbal del presidente uruguayo, en abril del año pasado. Creyendo que el micrófono estaba apagado, se lo escuchó calificar a Cristina como “una vieja terca”.

Hace dos semanas, Mujica admitió públicamente que la relación bilateral “está trancada” y aseguró que mejorarla “dependerá de lo que decida la señora presidenta”.

El 28 de enero comienza la cumbre de la Celac en Cuba, donde 33 países debatirán los mecanismos para combatir el hambre y la pobreza, que afecta a 50 millones de personas de toda la región. Allí, por fin, ambos tendrán la oportunidad de hablar cara a cara.


Redacción de Perfil.com


Temas: