POLITICA

Cristina y Scioli ahora se pelean por el juego

El gobernador extendió las licencias a todos los bingos por 15 años. Pero el kirchnerismo quiere jaquearlo con un proyecto para estatizarlos.

Foto:DyN

Parecía haber llegado la paz: la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le cedió al gobernador Daniel Scioli 600 millones de pesos para pagar el medio aguinaldo de los empleados estatales y apagó el incendio de la crisis bonaerense. Pero la tregua duró poco, y ahora el kirchnerismo y el sciolismo se enfrentarán en un nuevo escenario: el juego.

Es que Scioli decedió extender por decreto la concesión de las salas de bingo bonaerenses por 15 años. La norma, que ratifica la resolución 1078 del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, beneficia a 14 salas de juego de Morón, Adrogué, Ramallo, San Clemente, Ramos Mejía, San Miguel, Solano, Hurlingham, Lomas del Mirador, Pilar, Quilmes, San Justo, Luján y Chivilcoy, cuyos permisos vencerían entre 2013 y 2015, informó la agencia DyN.

La extensión de las concesiones hará "posible la sostenibilidad de las finanzas de la provincia" y contribuirá "de manera certera a respaldar la economía provincial ante las implicancias que para las finanzas de la provincia conlleva la actual crisis internacional", según el decreto.

Los impuestos que abonen se repartirán en un 5 por ciento entre los 135 municipios bonaerenses según sus necesidades insatisfechas. El restante 95 por ciento irá a las arcas provinciales para financiar las áreas de Cultura y Educación, Desarrollo Social, Salud e Infraestructura.

Contraofensiva K. Esta decisión no cayó bien a los ojos del kirchnerismo nacional y provincial, que aspira a cortar las vías de financiación del gobernador bonaerense. Por eso, preparan una ofensiva de dos frentes para dejar a Scioli sin los fondos del juego.

Por un lado, el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, reunió un equipo de abogados para buscar "huecos" que permitan invalidar la resolución de Loterías o el decreto de Scioli.

Por el otro, el kirchnerismo estaría analizando la posibilidad de estatizar el juego para que el dinero quede en manos de la Nación y no dependa del gobernador. La idea sería que el Estado controle la "explotación, regulación, control y administración de los juegos de azar". El proyecto -atribuído a Mario Caputo, diputado provincial que responde al ministro del Interior Florencio Randazzo- aún es preliminar y ya estaría circulando por algunos despachos, informó el diario Ámbito Financiero.


Redacción de Perfil.com


Temas: