POLITICA TENSION ENTRE MINISTROS

Cruces en el gabinete por la suba de fondos para la Ciudad

Frigerio y Monzó se quejaron porque complica el nexo con los gobernadores. Hablan de falta de “timing”. Apuntan a Prat-Gay.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

El conflicto político con los gobernadores del PJ, desatado por el aumento de la coparticipación federal a la Ciudad de Buenos Aires, justificado por el traspaso de la Policía Federal, generó el primer chispazo interno dentro del gabinete de Mauricio Macri.

Dentro del staff del PRO hubo voces que marcaron la falta de “timing” para el decreto 194/2016 y que se les dio un argumento a los gobernadores para “plantarse” contra el Gobierno, a pesar del buen vínculo que habían entablado en el primer mes y medio de gestión.

Los principales apuntados fueron el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el secretario de Hacienda, Gustavo Marconato, un santafesino que viene de trabajar con el kirchnerismo. Prat-Gay estaba en Davos, junto a la canciller, Susana Malcorra, cuando el decreto salió publicado en el Boletín Oficial el martes pasado, con su firma junto a las de Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. “Todos lo sabían, firmamos un compromiso de campaña de traspasar la Federal con los fondos”, explicaron altas fuentes de la Casa Rosada. Aunque no ocultaron que la figura del ministro de Hacienda pueda generar roces, dijeron que no había otra posibilidad, si no se hubiera retrasado el traspaso.

En este marco, el conflicto con los gobernadores abrió la primera “grieta” en el gabinete: los funcionarios políticos, como Rogelio Frigerio (Interior) o Emilio Monzó (titular de la Cámara de Diputados), venían trabajando con la idea de quebrar al PJ pero con el discurso de que no habrá, por ahora, fondos extra (ATN, por ejemplo) ni grandes anuncios hasta que no se consigan crédito para obras.

El decreto y la entrega de fondos para la provincia de Buenos Aires complicaron esa negociación incipiente y colaboraron para abroquelar a los gobernadores del PJ, que serán recibidos el miércoles en la planta baja de la Casa Rosada por Frigerio. “Estamos preocupados con lo que pasó”, asegura uno de los hombres fuertes del macrismo. “Tuvimos que arrancar de nuevo”, agrega otra fuente.

Otra de las quejas hacia el equipo de Prat-Gay es que en la Secretaría de Finanzas “pisan” los fondos para los gobernadores. Un caso: un importante mandatario provincial, que tiene varios diputados y dos senadores, tenía cerrado un acuerdo para un desembolso de $ 170 millones que se le adeudan por obras públicas de una cooperativa. A pesar de la promesa, nunca se efectivizó.

Esta semana habrá reunión de gabinete el martes en Córdoba. Hasta allí volarán los dirigentes más importantes del PRO y, por lo pronto, Peña intentará poner “paños fríos” a la disputa interna.

Por lo pronto, acaso para bajar el nivel de internas que se generaron en la semana en la que estuvo en Davos, Macri recibió el sábado en su quinta Los Abrojos a varios de sus principales asesores para analizar la semana política. En ese cónclave, la “grieta” del gabinete no estuvo ausente aunque el Presidente pidió que no escale el conflicto y que, en todo caso, se “contenga” a los gobernadores.

¿Habrá desembolsos extra esta semana? En principio, Frigerio abrirá con los gobernadores el debate por una nueva Ley de Coparticipación Federal con la idea de llevarla al Congreso en este año parlamentario, mientras se espera la llegada de los primeros créditos de organismos internacionales que activarían el plan de obras en el interior.

Vínculo roto con los K en Diputados

Una caja fuerte. Un andamio. La tapa de un inodoro. Y una escalera. Se trata de los cuatro elementos que encontró el PRO en el “famoso” despacho que, supuestamente, pertenecía a Máximo Kirchner y que fue clausurado esta semana por el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. El último en ocupar la oficina había sido el peronista José María Díaz Bancalari. En diciembre se le pidió la llave, pero la llave no apareció. La disputa por la oficina puso de manifiesto una pelea política latente: el nulo vínculo que venían teniendo el Frente para la Victoria con el macrismo en Diputados. La mala relación comenzó no bien desembarcó Monzó: primero el FpV faltó a la asunción del Presidente, luego se trabó la comisión que analiza los decretos de necesidad y urgencia, se denunció penalmente a Monzó por la designación de Pablo Tonelli en el Consejo de la Magistratura y se le envió una carta documento para que se nombre a Ricardo Echegaray en la AGN.

Este lunes el bloque del FpV enviará a un “negociador”. “Quiere redistribuir los espacios de forma acorde a los números que hay hoy en Diputados, que es distinto al anterior”, comentaron en el macrismo. Las negociaciones seguirán esta semana. Pero, para el PRO, fue una muestra “de poder”.



Ezequiel Spillman