POLITICA


Cruces entre diputados bonaerenses por la Ley de Emergencia Administrativa

Con gritos, insultos y empujones, aprobaron la iniciativa solicitada por el Ejecutivo provincial.  


Foto:Diario Perfil

En medio de gritos, insultos y hasta empujones, se aprobó la Ley de Emergencia Administrativa que contaba con media sanción del Senado bonaerense. El oficialismo contó con el apoyo del massismo y con diputados del GEN para obtener la mayoría. 

La ley busca agilizar y transparentar los procesos de licitación en la provisión de bienes y servicios; dinamizando los procesos burocráticos que consta con una demora en las contrataciones de entre 9 y 11 meses para obras públicas, y 6 meses, en el caso de bienes.

La sesión se realizó mientras afuera, organizaciones sindicales y trabajadores estatales intentaron romper las rejas de la entrada a la Legislatura y quemaron el portón. Participaron el Sindicato Policial de Buenos Aires, la Asociación de Empleados del Ministerio de Obras Públicas de la provincia, los empleados de IOMA, los del Banco Provincia, los Conductores de Taxi. La intención era impedir que se apruebe la ley.

El presidente de la Cámara, Jorge Sarghini, perteneciente al bloque UNA, fue consultado por Perfil.com y dijo que "el frente para la Victoria no respetó lo acordado en labor parlamentaria". "El FPV no admite que es minoría y que la democracia se maneja con leyes" y que "el comportamiento en el recinto debe ser otro".

Según comentó Sarghini, los diputados del Frente para la Victoria intentaron estirar la discusión con el objetivo de que entren a las gradas quienes se manifestaban afuera quemando gomas y golpeando las rejas. "Mi deber es dar condiciones para que se pueda votar" argumentó. 

Por su parte, también fue consultado por este medio el jefe del bloque PRO en la Legislatura, Jorge Silvestre, quien dijo que "no estaba acordado la presencia de espectadores" y que en caso de que ingresaran "corría peligro la integridad de los legisladores". A su vez agregó que este proyecto contaba con media sanción del Senado. "De 92 legisladores, tuvimos el apoyo de 52. Hubo mucho diálogo en el Senado. Lo hubo también en Comisión con el Ministro de Trabajo, con los sindicatos y con disidentes de otros bloques". "Se respetó lo que dice el reglamento" expresó quien pidió la moción de orden ya que "no se estaba discutiendo nada" como habían previsto en labor parlamentaria.

Por último, Perfil.com se comunicó con el jefe del bloque FPV-PJ, Walter Abarca, quien asumió en reemplazo de José Ottavis, y explicó que el presidente de la Cámara no dejó hablar a todos los jefes de bloque. "Estaba en uso de la palabra y empezaron a desalojar los palcos, el jefe del bloque Cambiemos pidió la palabra para hacer una moción de orden, el presidente la aceptó y se hizo la votación general sin respetar mi posesón de la palabra".

Consultado sobre los empujones del final, Abarca dijo que es mínimo con respecto a lo que pasó a la hora de la votación: "Nos dijeron que querían hacer una sesión rápida, que es muy distinto a que cercenarte la palabra". Por último, expresó su tristeza por una situación que según dijo "nunca se había vivido en la Legislatura". "Es muy triste que pase esto en la Legislatura de Buenos Aires"



Redacción de Perfil.com