POLITICA NO TAN DISTINTOS

Lousteau y Randazzo: cara y ceca de dos candidatos ninguneados

Los dos piden a gritos una PASO pero no se las dan. Compartieron más de un jefe. En qué se parecen y se diferencian.

Lousteau y Randazzo
Lousteau y Randazzo Foto:Dyn
Los dos quieren que habiliten las PASO. Los dos están siendo ninguneados por sus adversarios y los dos tienen amplia experiencia política. Martín Lousteau y Florencio Randazzo buscan dar el golpe en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. Decididos a jugar en la campaña, su futuro político se definirá en gran parte en la elección de octubre. Y a pesar de estar en lugares distintos, las similitudes asombran. Aunque también tienen diferencias muy marcadas, sobre todo en sus estilos de conducción.

Las similitudes:

1) PASO. Martín Lousteau dejó la embajada en los Estados Unidos y le avisó al presidente Mauricio Macri que quería ir a la interna en Cambiemos. Pensó que le darían lugar. Pensó mal. Macri le negó esa posibilidad y el propio jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, le dijo que vaya con su propia lista.

Por su parte, Randazzo le avisó al kirchnerismo que no hay espacio para una lista de unidad y sigue reclamando la interna. Todo indica que no le darán ese gusto y también iría por afuera. Eso sería una pésima noticia para Sergio Massa, ya que tendría competencia en la "renovación" del PJ.

2) Ninguneados. "No tengo nada contra Lousteau, pero no sé a que vino", dijo Lilita Carrió. La dirigente de la CC, que compartió listas con el hombre de ECO en 2015, empezó la campaña bajando el precio de su rival. El exembajador fue irónico al responderle: "En el 2013 competí contra Carrió y no era un chico; en el 2015 Carrió nos apoyó y no era un chico. Ahora en el 2017, que vamos a disputar una primaria me transformo en un chico, soy como el curioso caso de Benjamin Button".

A Randazzo le sucede algo similar. Pensó que tendría a los intendentes de su lado y lo cierto es que varios, como Martín Insaurralde, volvieron a sentarse del lado del FPV porque Florencio no levanta en las encuestas. El kirchnerismo inclusive hace asados con más aliados que él y luego manda emisarios a tender puentes.

3) Experimentados. Ninguno de los dos es un recién llegado a la política. Con un breve repaso, se nota que ya tuvieron grandes responsabilidades. Randazzo fue diputado provincial, luego jefe de gabinete del gobernador bonaerense Felipe Solá, ministro del Interior de Cristina Fernández de Kirchner y en los últimos años también ministro de Transporte.

Lousteau tampoco es un improvisado. Fue presidente del Banco Provincia bajo la gobernación de Solá y luego pegó el salto como ministro de Economía de Cristina Kirchner, cargo en el que estuvo pocos meses. Ya instalado como figura pública, fue diputado nacional por UNEN y ni bien asumió Macri le encargó la embajada de los Estados Unidos, la más importante para la Argentina.

4) Por sus jefes. Lousteau quiere gobernar la Ciudad para luego ir por la Casa Rosada. Randazzo, liderar al peronismo y que en 2019 lo tenga como candidato del PJ. Para lograr ese objetivo, ambos deben vencer a quienes fueron sus jefes, aunque con distinta intensidad. Mientras que Cristina fue la jefa política del hombre de Chivilcoy durante varios años, Macri no significa un antes y un después en la carrera del exembajador.

5) Solá y CFK. Si por estas horas ambos candidatos se juntaran a tomar un café, tendrían algunos exjefes en común. Ambos peronistas. Se trata de Cristina y Felipe Solá. Bajo las órdenes de la expresidenta, Lousteau fue ministro de Economía y Randazzo ministro de Transporte e Interior. En cuanto a Solá, ahora dentro del Frente Renovador, los tuvo a los dos como funcionarios cuando fue gobernador de Buenos Aires. Hay un dato más impactante, fue "El flaco" quien convenció a Solá para sumar a Lousteau como presidente del Banco Provincia. Ahí, el de ECO está en deuda.

Las diferencias:

1) Pertenencia. Randazzo siempre fue peronista. Ingresó en la década del '90 con Eduardo Duhalde, luego pasó por cargos legislativos, hasta cargos ejecutivos con Solá. El salto a nivel nacional fue Cristina y hoy quiere liderar al PJ. Con Lousteau es todo muy distinto. Pasó por el peronismo con Solá y CFK. Luego fue parte de UNEN, un frente junto a la Coalición Cívica ARI, Proyecto Sur, Unión Cívica Radical y el Partido Socialista. Hoy está identificado con el radicalismo.

2) Perfiles. Randazzo es un dirigente de bajo perfil la mayor parte del tiempo. Inclusive cuando Cristina le prohibió ser precandidato a presidente y se negó a ser candidato a gobernador como premio consuelo, no arremetió en voz alta. En ese sentido, Lousteau apunta de otra manera. No escondió críticas a la expresidenta cuando se fue y ahora dispara gruesa munición contra el PRO.

3) Famosas. Carla Peterson. Verónica Andrea Pantanali. Una es hiper famosa, la otra se mantiene afuera de todo tipo de aparición pública. La primera es la pareja de Lousteau y, producto de su trabajo como actriz, hasta es más conocida que el ahora candidato. En cambio Randazzo nunca expone su vida personal. Ni bien ni mal, dos estilos distintos.

4) Educación. Uno en la provincia, otro en la Ciudad. Lousteau es egresado (1989) del Colegio Nacional de Buenos Aires, se licenció en Economía en la Universidad de San Andrés. Randazzo, por su lado, estudió en la Escuela primaria Número 18 de Chivilcoy y el secundario en la ENET Nº 1 "Mariano Moreno". En 1989 se graduó como contador público por Universidad de Buenos Aires (UBA).

5) La elección de 2015. Randazzo quería ser presidente y le dijo a Cristina que le permita ir a una PASO contra Daniel Scioli. La expresidenta se lo negó y le dijo que vaya como candidato a gobernador. Pero el de Chivilcoy se negó y se bajó de toda la campaña. Distinto fue ese año para Lousteau. Se tiró con todo a la campaña y jugó frente a frente con Horacio Rodríguez Larreta. Estuvo a solo tres puntos de arrebatar el bastión de poder al PRO. Irá por la revancha en dos años.