POLITICA

Cuán "rosado" es el juez que seguirá investigando a Sueños Compartidos

Martínez de Giorgi ya seguía los fondos K para viviendas de Madres. Patrimonio e independencia judicial.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc.

Marcelo Pedro Hernán Martínez de Giorgi (47 años) es un juez federal que conoce en detalle las presiones de los pasillos de Comodoro Py. El magistrado que seguirá con la causa de "Sueños Compartidos" tras el apartamiento de Norberto Oyarbide ingresó al Poder Judicial en 1985 y durante seis años subrogó dos juzgados del fuero Criminal Correccional Federal a los que ingresaron sensibles causas por corrupción contra funcionarios K.

Sin embargo, Martínez de Giorgi recién se convirtió en juez natural de primera instancia en diciembre de 2012, cuando ocupó el sillón del Juzgado Federal Nº8. Cada seis meses, el Consejo de la Magistratura -con mayoría oficialista- le renovaba su cargo de conjuez en un puesto tan seguido de cerca por la Casa Rosada. El juez, mientras tanto, benefició al matrimonió Kirchner y otros funcionarios.

Su nombramiento definitivo se postergó durante tres años por las denuncias de la oposición a raíz de las presiones de los operadores K en el famoso Concurso 140 de la Magistratura. En ese polémica convocatoria también fueron elegidos Sebastian Casanello (hoy a cargo del expediente central del 'Lavadogate'), Luis Rodríguez (bolsos con dinero K) y Sebastián Ramos (subsidios por la tragedia de Once).

Causa conexa. Martínez de Giorgi recibió el expediente de "Sueños Compartidos" de manos de la Cámara Federal porque ya interviene desde junio de 2011 en la investigación de los fondos del Ministerio de Planificación de Julio De Vido para los planes de viviendas de las Madres de Plaza de Mayo, una causa "hermana" a la que involucró a los Schoklender. El exgestor de Hebe de Bonafini también pidió que el caso lo lleve este magistrado.

Fallos "rosados". Considerado en los tribunales de Retiro como un juez "más independiente" que Oyarbide o Rodolfo Canicoba Corral, este magistrado subrogó los juzgados federales 2 y 8 de Comodoro Py entre diciembre de 2006 y diciembre de 2012.

En agosto de 2010, Martínez de Giorgi sobreseyó a Cristina y Néstor Kirchner por la creación de la consultora privada El Chapel. El juez entendió que "no había incompatibilidad entre la Presidencia y la empresa familiar".

A su vez, Martínez de Giorgi tiene en su despacho el expediente por el cual se acusa al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, de destruir el sistema informático de la extinta ONCCA. La causa nunca avanzó.

Además, en marzo de 2011 Martínez de Giorgi sobreseyó al exsecretario de Transporte Ricardo Jaime en una causa en la que se investigaba si había favorecido a las empresas de colectivos para que pudieran seguir usando unidades con antigüedad antirreglamentaria. Hubo más casos: el magistrado también absolvió al extitular del AFSCA Gabriel Mariotto, por la compra de una presunta FM "trucha".

Sin embargo, en Balcarce 50 recuerdan bien que a este juez federal no le tembló el pulso para procesar al expresidente Carlos Menem, el exministro de Economía Domingo Cavallo y la expolifuncionaria María Julia Alsogaray por los sobresueldos que pagó el gobierno menemista desde 1990 hasta 1997. Claro, todo esto fue cuando ya habían dejado el poder.

Patrimonio. El juez federal que seguirá con la causa de las viviendas sociales de las Madres declaró poseer una casa de 142 m2 propia en General Rodríguez (provincia de Buenos Aires) y otras dos propiedades (149 m2 cada una) en la Capital Federal junto a su esposa Ana María Juan -secretaria judicial-, según la declaración jurada que presentó a la Magistratura en mayo de 2012

El magistrado también aseguró poseer con su mujer dos automóviles Chevrolet Astra, ahorros por 85.338 pesos y 88.500 dólares en cajas de ahorro y cuentas corrientes radicadas la Argentina, siempre de acuerdo a la misma presentación de bienes a la que accedió Perfil.com.

Fuera del Poder Judicial, este juez de 47 años también ejerce como profesor adjunto en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

(*) De la redacción de Perfil.com.



Diego Gueler (*)