POLITICA OYARBIDE DE FIESTA

Dalbón buscó quitarle sentido político a su festejo con el juez

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil
El abogado Gregorio Dalbón, principal impulsor del juicio político al magistrado Claudio Bonadio, buscó quitarle significado político al insólito festejo que compartió esta semana con el juez Norberto Oyarbide en un restaurante de Puerto Madero, y que PERFIL reveló con detalles en su edición de ayer. Durante la celebración, el abogado había afirmado entre champán y flores que Oyarbide “trabaja para Cristina” y Bonadio “para (Sergio) Massa”. La polémica se disparó en las redes sociales. Ante la repercusión, Dalbón salió ayer a decir a través de su cuenta de Twitter que el motivo de la fiesta había sido su “nueva socia” en el estudio. En el restaurante, y al ser sorprendido por PERFIL, había dado otras versiones.
En el Consejo de la Magistratura, el kirchnerismo habilitó el juicio contra Bonadio y, por el contrario, quitó velocidad a las denuncias contra Oyarbide.
Durante el festejo, Dalbón apareció con dos fajos de billetes de diez pesos cada uno. Antes, Oyarbide había anunciado que pagaría la cena de numerosas personas, entre ellas el abogado, y seis bouquets de la florería más cara de Buenos aires. En el diálogo que compartió con PERFIL en el lugar, el abogado elogió al juez y aseguró que “fuma abajo del agua”. Horas antes le había agradecido al magistrado todo lo que le “enseñó” y le “seguía enseñando”. “Cada 11 de septiembre yo lo tengo que saludar, maestro”, afirmó Dalbón ante un satisfecho Oyarbide. Sugestivamente, el 11 de septiembre de 2001, Oyarbide salvó su carrera judicial cuando el Senado rechazó el juicio político que se le había iniciado por sus vínculos con el mundo de la prostitución.
Hubo más testigos del encuentro, además de PERFIL. Durante el almuerzo en Estilo Campo, la celebración de Oyarbide y Dalbón se interrumpió unos minutos cuando se acercó desde otra mesa Fabián Quiroga, empresario tan cercano al ex secretario de Guillermo Moreno que lo acompañó en su reciente partida a Roma. Se abrazaron y saludaron los tres. Luego, le presentaron una joven a Oyarbide.
—¿Quién es esa niña? –preguntó el juez.
—Es una fiel militante de la causa del Gobierno –explicó el empresario, en referencia a la joven que comía junto al morenista.

E.D.