POLITICA ENTREVISTA A CFK

Daniel Hadad, el primer enemigo en recibir a Cristina

A pesar de su histórica rivalidad, el empresario dueño de Infobae logró imponer sus condiciones. La larga historia de tensiones entre ambos.

La expresidenta y el empresario juntos a pesar de su rivalidad.
La expresidenta y el empresario juntos a pesar de su rivalidad. Foto:@CFKArgentina

Cristina Fernández está de campaña y se nota. Si bien fueron muy pocas las veces que habló con la prensa, siempre que lo hizo fue en medios de su gusto. Pero este jueves por primera vez rompió el cerco y se dejó entrevistar en terreno hostil. Bajo las condiciones del propio Daniel Hadad, con quien mantiene una larga y tensa relación, CFK habló por primera vez con un medio opositor.

La ex jefa de Estado dio una entrevista a Infobae y con el periodista Luis Novaresio, quien además de ser un antikirchnerista confeso, siempre manifestó su deseo de entrevistarla. Sin embargo, la idea original de CFK era que el propio dueño del medio, Hadad, le hiciera la nota en el Instituto Patria, un ámbito más amistoso para ella. Pero no lo consiguió.

Según publica el sitio Letra P, las negociaciones entre Hadad y Cristina empezaron días atrás por iniciativa del ex dueño de C5N, y allí fue cuando ella lo desafió, sin éxito, a que lo entrevistara en su búnker. Frente a la negativa del empresario, que no dio a torcer la vara, desde el entorno de la exmandataria decidieron aceptar las condiciones impuestas para llevar adelante el encuentro. 

La relación:
 Daniel Hadad, mantuvo un fuerte vínculo durante los primeros años del kirchnerismo lo que le permitió obtener buenos porcentajes de la publicidad oficial.  La relación se consolidó al punto de que fue Hadad quien, por ejemplo, presentó personalmente al matrimonio Kirchner a Rupert Murdoch, CEO de News Corp, un conglomerado global de medios 50 veces más grande que el Grupo Clarín.

La relación habitual de Hadad con el kirchnerismo transcurrió por medio del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. Fue este último quien permitió el desembarco de C5N y Vesvi HD, un canal experimental en alta definición también propiedad de Hadad, en la Televisión Digital Argentina (TDA), plataforma estatal de transmisión de la nueva TV abierta digital. Luego de la muerte de Néstor Kirchner la relación se deterioró.

En noviembre de 2010, sin los concursos previstos en la ley de medios sancionada un año antes, el ex Comfer presidido entonces por Gabriel Mariotto le otorgó en forma directa a Telepiú, una empresa de Hadad, la frecuencia del canal 27 en Capital Federal. 

En 2012 el empresario K Cristobal López  pagó 49,5 millones de dólares por las participaciones accionarias de Hadad: el 75% de C5N y el 48% de Radio 10 más las 4 FM (Pop 101.5, FM Vale 97.5, Mega 98.3 y Radio TKM 103.7).

Un historia de denuncias y aprietes. Si bien Hadad mantuvo un buen trato con Néstor Kirchner, la relación con Cristina nunca fue la mejor. En una entrevista que dio a Animales Sueltos en marzo de este año, Hadad revivió una serie de amenazas que recibió para vender C5N y hasta aprietes para echar al propio Novaresio y a Marcelo Longobardi del canal que supo dirigir.

El empresario contó que a principios de 2012 le "armaron una causa" cuando "20 inspectores de la AFIP fueron hasta las oficinas de mi contador", teniendo todos los papeles y pagos en regla."Fui a ver a un funcionario muy importante de la AFIP", relató en clara alusión a Ricardo Echegaray, entonces titular del organismo, a quien le pidió explicaciones.

El funcionario, continuó Hadad, le dio a entender que sólo cumplía órdenes, señalando hacia arriba aludiendo claramente a que la medida venía de un nivel de responsabilidad superior.

Además, reveló que Echegaray le preguntó: "¿Cuántos hijos tenés? ¿Sabés que por esta causas vos y tu mujer pueden ir presos? ¿Por qué no sos un tipo inteligente?".

Para el empresario de medios, el quiebre que desencadenó esta especie de persecución estatal se dio cuando, desde el gobierno de Cristina Kirchner, una persona, a la que no mencionó, le pidió que echara a los periodistas Marcelo Longobardi y Luis Novaresio, y él se negó. 

"De repente que te llame una empresa que auspiciaba y te diga: ‘No sé cómo decírtelo: tengo que levantar la pauta’. 'Pero si la radio va primera...', le dije", detalló.

Y se refirió a dos hechos que lo asustaron: "Una noche estaba cenando con mi familia en un restorán y de repente 3 tiros rompieron uno de los vidrios del lugar". Y el otro: la sospechosa caída de 2 antenas de sus radios en un predio policial del Gran Buenos Aires.