POLITICA EL TALON DE AQUILES DEL VICE

Datos falsos y el mismo "cómplice" en las causas de Amado Boudou

PERFIL accedió al expediente que inició la ex esposa del funcionario. Los errores repetidos que lo complican en la Justicia.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc perfil

Las estrategias judiciales del vicepresidente parecen pecar de los mismos errores y recursos. Así lo confirma el expediente que la ex esposa de Amado Boudou le inició en reclamo de supuestos bienes gananciales, al que accedió PERFIL.

Hay constantes en esta causa civil y el mayor dolor de cabeza judicial que aqueja a Boudou: Ciccone. También con el expediente por el auto “trucho” que investiga el juez Claudio Bonadio.

Daniela Andriuolo y Boudou se casaron el 30 de abril de 1993 y se divorciaron en 1998, según consta en la causa que tramita en el Juzgado Civil y Comercial Nº 12 de Mar del Plata. Pero Andriuolo inició el reclamo de división de bienes gananciales 13 años después de separarse. Demandó al entonces ministro de Economía por la mitad de un auto coupé Honda CRX Del Sol de color rojo modelo 92 que se había adquirido usado –valuado en sólo 17 mil pesos– y un departamento de 400 mil dólares.

El abogado de Andriuolo, Eduardo Romanín, declaró en el expediente que ella se decidió a demandarlo ante supuestos reclamos sin respuesta de Boudou y tras escuchar al vice en los medios diciendo que nunca había estado casado. El funcionario se habría ahorrado la demanda de su ex si nunca hubiese escondido su verdadero estado civil. Tal vez su destino en la causa Ciccone habría sido otro si desde un principio su estrategia no hubiese estado basada en negar algo que tarde o temprano se iba a confirmar: sus nexos con Alejandro Vandenbroele.

La abogada de Boudou, María Laura Omoldi, afirmó en un escrito que el vice nunca mintió sobre su estado civil. Sin embargo, en el expediente existe un informe de la Dirección Nacional de Registro Automotor en el que Boudou aparece inscripto como “soltero” hasta 2011. Así consta en los documentos en los que inscribió dos automotores de 2007 y 2010. Después de que Andriuolo le iniciara la demanda, Boudou cambió en el Registro su estado civil a “divorciado” (ver documentos) cuando inscribió una tercera moto en febrero de 2011.

Amado sostiene que no debe nada, que le dio a Andriuolo 20 mil dólares tras la separación –ella lo admite– y que el departamento no era de su propiedad sino que allí vivieron en comodato –ella lo niega–. Cuando hizo el reclamo, Daniela se encontró con que los papeles del auto eran falsos y que el departamento nunca se escrituró. Por eso lo acusa de fraguar bienes. Figurita repetida. A mayor escala, es lo mismo por lo que quedó procesado en el caso Ciccone.

Sobre el auto, Boudou declaró que ingresó a su patrimonio el 1º de julio de 1992. Sin embargo, el Honda ingresó al país en agosto de 1992, por lo que no podría haber estado en manos del vice un mes antes de esa fecha. El importador del auto pidió su nacionalización el 30 de octubre de 1992, y entre noviembre y diciembre de ese año lo vendió a un hombre de la localidad de Moreno. El comprador luego lo vendió y denunció la venta del Honda el 30 de octubre de 1993, un trámite que debe realizarse como máximo un mes después de la compraventa. Ese nuevo comprador fue Boudou, quien se estima que recibió el auto al menos en septiembre de 1993. Ya estaba casado.

El miércoles, Boudou debe declarar como imputado ante Bonadio por haber supuestamente inscripto el auto con papeles falsos.

El auto y el departamento en litigio llevan a otra constante en la vida judicial del vice: José María Núñez Carmona. Su amigo y socio está procesado como cómplice del vice en Ciccone y señalado como el gestor del negocio. El lunes debe declarar como testigo en la causa civil de Mar del Plata. Según allegados de la ex de Boudou, “Núñez Carmona fue el que le trajo las llaves del Honda. El departamento se lo compraron a la madre de un amigo de Núñez Carmona, y él fue quien trajo el boleto de compraventa”. Cuando Daniela reclamó su parte, se enteró de que el piso nunca había sido escriturado y que el boleto de compraventa “había desaparecido”.



Emilia Delfino