POLITICA EL FONDO FINTECH, EN ENERGETICAS Y SERVICIOS

David Martínez, el socio de Clarín que ‘auxilia’ a Julio De Vido desde el 2005

Entró a Cablevisión tras la devaluación y desde hace ocho años invierte en empresas endeudadas de la mano de Planificación. Falsa desinversión y guerra contra ‘buitres’.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

En el ajedrez de los negocios hay piezas negras que se pasan a las blancas y viceversa. También hay de los dos colores que políticos profesionales saben utilizar con habilidad. El mexicano David Martínez, titular del fondo Fintech es uno de ellos. Cuando el Gobierno y el Grupo Clarín mantenían su alianza estratégica, jugaba para ambos. Cuando la rompieron en 2008, Martínez siguió en los dos bandos.

Sus movidas para Clarín datan de la crisis de 2002. El investigador Santiago Marino, de la Universidad Nacional de Quilmes, lo sintetizó así en la web Chequeado.com: luego de la devaluación de la moneda en 2002 (situación en la que las empresas de medios debían afrontar sus deudas en dólares en un contexto de recesión y cuasimonedas) el Grupo Clarín desarrolló una estrategia de negociación económica con sus acreedores para reestructurar sus deudas en pesos ($ 1.500 millones) y en dólares (US$ 1.500 millones).

En 2004 Cablevisión invocó ante el Juzgado Nacional en lo Comercial Nº 11 la existencia de un Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) que comprendía únicamente a determinados acreedores.

Las diputadas Victoria Donda (FAP) y Cecilia Merchán (Libres del Sur) denunciaron que Cablevisión violaba las normas federales que imponen el deber de informar, al ocultar el cambio en el control del grupo, que pasaba de Liberty a Fintech, así como también la participación en estas negociaciones del Grupo Clarín SA.

En abril de 2005 Cablevisión negó a la Comisión Nacional de Valores la existencia de esas gestiones, y recién en agosto de ese año informó que el Grupo Clarín SA había adquirido el 25% de Cablevisión a través de Vistone Ltd., otra sociedad de Fintech, plataforma desde la cual se daría la fusión de Multicanal y Cablevisión en 2006.

Mientras la entonces fiscal del fuero Penal Comercial, Alejandra Gils Garbó, no lograba que esa denuncia prospere, Fintech era nombrada por el Ministro de Planificación, Julio De Vido, como el inversor que reemplazaría a los franceses que se retiraban de Aguas Argentinas y otras empresas que se quedaban sin inversores externos que no resolvían su duelo por la convertibilidad que les permitía remezar dólares a sus casas matrices, ganar bonos impensados y lloraban por marcos tarifarios estrictos respecto de la década anterior.

Más recientemente, en junio de 2011, De Vido le pidió auxilio a Martínez para que asistiera a Alejandro Ivannissevich en su empresa Emgasud, tras la salida de los ingleses de Ashmore de la compañía. Fintech Energy LLC se quedó con 42% de la energética por US$ 50 millones. Seis meses más tarde le vendió un poco menos de la mitad de esa parte al titular del Banco Macro, Jorge Brito, y otros socios.

Martínez también se mostró aliado al Gobierno en la pelea con los fondos buitre al criticar al Juez de New York, Thomas Griesa, y hasta tildarlo de terrorista, por su fallo contra la Argentina.

Martínez, no sólo ayudó a Clarín en la crisis. Partició de reestructuraciones de deuda de Telecom y otras empresas. Los registros de las reuniones de directorio de Cablevisión, no muestran que los delegados de Martínez estén peleados con los de Clarín. Acaso por ello, la vaguedad de los términos de su supuesto plan de desinversión ante la Afsca sea otra típica jugada de este alfil bicolor.



Rodolfo Barros