POLITICA DETENIDO

De Vido preso: está deprimido y se llevó sus propios medicamentos a Ezeiza

El ex ministro de Planificación se sometió a distintos exámenes médicos. Cómo sigue su situación.

De Vido fue detenido ayer.
De Vido fue detenido ayer. Foto:Cedoc

El ex ministro de Planificación del kirchnerismo, Julio De Vido, pasó su primera noche como recluso en el Hospital Penitenciario de Ezeiza luego que ayer la Cámara de diputados votara su desafuero. El ex legislador fue sometido a estudios médicos preliminares debido a que es insulinodependiente. 

De Vido, "deprimido" por su situación, según dejaron trascender fuentes penitenciarias, deberá seguir una dieta hiposódica por la diabetes y  tomar ocho medicamentos distintos por día, los cuales él mismo se llevó a Ezeiza antes de quedar preso.

El informe médico al que tuvo acceso Clarín indicó: "Refiere como antecedentes de importancia: diabetes insulino requirente, taquicardia, asma crónica y coronariopatía no quirúrgica, según referencia del interno”.“Al ingreso el paciente deambula por sus medios y sin dificultad, está lúcido, afebril, no tiene foco neurológico, no presenta signos meningeos, se encuentra hemodinámicamente estable, buena entrada de aire bilateral, abdomen blando indoloro con ruidos hidroaéreos positivos”, precisó el documento.

Luego de los distintos exámenes médicos que le deben realizar, se va a decidir si De Vido se quedará en el penal de Ezeiza o será enviado a Marcos Paz, las dos cárceles que disponen de personal capacitado en "prevención de la corrupción" y con un "alojamiento diferenciado".

"La Dirección Nacional del SPF consideró necesario arbitrar medidas tendientes a prevenir eficazmente los riesgos de corrupción que puedan darse dentro de establecimientos penitenciarios", se comunicó oficialmente. Al respecto, se implementó el Programa de capacitación intensivo en prevención de la corrupción para el personal, y se consideró "necesario" destinar "un alojamiento diferenciado de este tipo de internos en los establecimientos de la zona metropolitana, a los fines de aplicárseles intervenciones y medidas específicas". 

Este programa se aplica ante internos que se caracterizan por ser "internos procesados o condenados por delitos de corrupción de criminalidad económica", que "fueran funcionarios públicos al momento de su detención o que lo hayan sido con anterioridad", entre otros aspectos. "Son incluidos en esta capacitación personal superior y subalterno, debidamente seleccionado por su profesionalismo y valores éticos y morales", se especificó.