POLITICA FUGAS EN EL PERONISMO

Déficit provinciales ayudan a Macri a quebrar el PJ

Cinco gobernadores promovieron la ruptura del bloque kirchnerista. Sus provincias tienen las cuentas en rojo o precisan fondos para obras.

PERFIL COMPLETO

Foto:Presidencia

La debilidad financiera es la mejor herramienta que tiene el presidente Mauricio Macri para quebrar al bloque del Frente para la Victoria y conseguir “gobernabilidad” en el Congreso. Muchos de los legisladores que acompañaron al kirchnerismo en estos años pertenecen a provincias que están con los números en rojo o que necesitan fondos nacionales para hacer obras públicas, porque la mayor parte de sus presupuestos se destinan al pago de salarios.

El nuevo Bloque Justicialista –así pidió denominarse– fue avalado por cinco gobernadores peronistas en público y por otros en privado. Tiene por ahora 15 integrantes, pero la lista podría superar los 20. Juan Manuel Urtubey (Salta), Domingo Peppo (Chaco), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Carlos Verna (La Pampa) y Sergio Casas (La Rioja) son los promotores de la ruptura. No se inclinaron aún por despegarse del núcleo duro K los mandatarios de San Juan, Sergio Uñac; el formoseño Gildo Insfrán ni el tucumano Juan Manzur (que fue ministro de Cristina Kirchner y ayer se reunió con Mauricio Macri). “Si no fuera porque el jefe es (Héctor) Recalde, el Frente para la Victoria tendría 40 diputados, no 80”, reconoció a PERFIL, preocupado, un legislador kirchnerista.

El caso de Salta es paradigmático. Urtubey no sólo rompió por necesidades financieras, sino porque pretende instalarse como la renovación del peronismo, para lo que precisa mostrarse como un “opositor moderado”. Pero su provincia atraviesa una situación complicada. Es la primera vez en 15 años que registra un rojo financiero que en los primeros siete meses del año pasado –la última información oficial disponible– alcanzó los 468 millones de pesos, según informó a este diario Noanomics, la consultora de Félix Piacentini.

El 60 por ciento del presupuesto salteño está conformado con recursos nacionales, según admitió a PERFIL una fuente cercana al gobernador. Urtubey estuvo ayer junto con Macri y Gerardo Morales. Ayer, en Jujuy, Macri anunció la ejecución de la ruta que una Salta con Jujuy, una obra que se hará con fondos nacionales. Pero algo más grave sucede en La Rioja, donde el 90 por ciento de los ingresos corresponden a fondos que gira la Casa Rosada. Y la mayor parte se va en sueldos.

Tierra del Fuego tiene un déficit de 1.100 millones de pesos, que en buena medida corresponde a la caja de previsión de la provincia. Por eso no sólo necesita fondos nacionales para hacer obras, sino para funcionar mes a mes. Hasta el año pasado precisaba que le giraran 200 millones de pesos por mes.

La Pampa tiene un déficit de 4 mil millones de pesos acumulados de 2009 a la fecha por la caja de previsión de la provincia. Carlos Verna va a hacer juicio para recuperar esos fondos que tenía que enviar el gobierno nacional. Pero mantiene la buena relación con el gobierno de Macri, porque precisa fondos para obras públicas, como, por ejemplo, paliar el déficit de viviendas.  

Chaco tiene superávit, pero necesita fondos para continuar megaobras que hasta el año pasado eran financiadas por la Casa Rosada. Hay 14 mil obreros de la construcción parados, y el 90 por ciento de lo que está recibiendo de coparticipación se va al pago de salarios.

Una versión indicaba ayer que los santiagueños serían parte de los diputados que se abrirían del bloque K. Hay una explicación. Tiene un superávit gigante producto de las transferencias de capital que le giró en esta década la Casa Rosada dominada por los Kirchner. Pero esas transferencias no van a seguir siendo de la misma magnitud. Si se concreta esa “fuga” será emblemática. Cristina Kirchner colocó al ex gobernador Gerardo Zamora como presidente provisional de la Cámara de Senadores. Detrás de la “oposición responsable” que promueven, existe una necesidad de supervivencia económica y política.

Paquete de promesas

En una gira de dos días por el norte argentino, el presidente Mauricio Macri estuvo ayer con los gobernadores de Tucumán, Juan Manzur; de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Jujuy, Gerardo Morales. Llamó a “unir a los argentinos sin importar el partido político que representamos”. La gira terminará hoy en Purmamarca, en Jujuy, donde participará de los carnavales. Estará presente también el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Macri realizó una serie de anuncios de obras públicas para beneficiar a esas provincias en el marco del Plan Belgrano. Macri contó que en el encuentro con gobernadores de otros partidos “hablamos de valores, de escucharnos, de respetarnos, de trabajar en equipo, pero también, hablamos de cosas concretas”. Macri también anunció obras de remodelación en el Aeropuerto de Jujuy y la aplicación de la tarjeta SUBE para la provincia, que incluirán “boleto estudiantil”. El Plan Belgrano es una de las apuestas de Macri.



Mariano Confalonieri