POLITICA MAÑANA, REUNION DE RADICALES

Dentro de UNEN crece la presión por una “superprimaria” de la oposición

Más cerca de una ruptura, un sector del espacio de centroizquierda debate la posibilidad de una interna común con Macri y Massa. El sábado próximo, un encuentro clave.

Foto:Cedoc Perfil

Dentro de la Unión Cívica Radical ya hay una mayoría de dirigentes con un mismo diagnóstico: UNEN solo no alcanza para llegar al poder. También con una misma determinación: están dispuestos a tensar el frente al máximo, a riesgo de sufrir desprendimientos, con tal de alcanzar acuerdos más amplios que incluyan a Mauricio Macri y, en algunos casos, también a Sergio Massa. Y en ese camino esta semana puede ser clave porque habrá reuniones intrapartidarias que terminarán en un encuentro de todas las fuerzas de UNEN el sábado próximo.

Mañana, en una de las Marinas de San Fernando, unos setenta dirigentes radicales de todo el país, entre legisladores nacionales y referentes distritales, compartirán un evento a puertas cerradas con el objetivo de limar asperezas y poner un rumbo concreto al partido. Hoy existen dos posturas claras: aquellos que quieren ampliar el espacio (Ernesto Sanz y Gerardo Morales a la cabeza) y los que pretenden mantener UNEN tal cual está (como Julio Cobos y Ricardo Alfonsín). El mayoritario, lo reconocen de todos los espacios, es el primero. Pero el problema es que ahí también hay dos espacios: los que piensan en un frente antiperonista con el PRO solo, y los que no ven con malos ojos al Frente Renovador massista. De hecho, ya se difundió que un sector, liderado por Morales, promoverá armar una gran primaria con toda la oposición. El evento no podrá resolver nada, porque eso “legalmente” lo debe hacer la Convención Nacional, pero servirá para definir con más certezas el rumbo. Prometen fuertes chispazos.

El viernes y el sábado Sanz reunió a su círculo íntimo en la localidad mendocina de San Rafael. Muchos de los que viajaron, curiosamente, compartieron vuelo con Cobos. El diputado y ex vicepresidente impulsará el lunes que Sanz pida licencia como presidente del partido mientras sea candidato. Difícilmente prospere.

El resto de los socios de UNEN estarán atentos a lo que pase en la reunión. Hermes Binner y el Partido Socialista ya expresaron la semana pasada, tras un congreso partidario, que no están de acuerdo con los “rejuntes” y les cerraron la puerta a Macri y Massa. El jueves, Binner acordó con Sanz armar un encuentro de todas las fuerzas el sábado que viene. Cuatro o cinco dirigentes de cada una de los ocho partidos que componen UNEN.

Ya hay dirigentes del socialismo, GEN y Libres del Sur que analizan con seriedad la posibilidad de reflotar el FAP (Frente Amplio Progresista), que llevó a Binner al segundo puesto (17%) en la presidencial de 2011. Los radicales, sin embargo, creen que el acuerdo que mantienen con el socialismo en Santa Fe será clave para evitar rupturas.

Los diálogos entre los principales dirigentes nunca se cortaron. El miércoles, durante la sesión de Diputados, Cobos y Elisa Carrió charlaron durante una hora y media. Ella insistió con que le pueden ganar una primaria a Macri, pero siguió despotricando contra Massa, con quien Cobos tiene buena relación. Ayer Lilita volvió a vincular al tigrense con los “narcos”, dejando en claro su rechazo a una gran interna opositora.

El objetivo de los radicales es ganar la mayor cantidad de gobernaciones (cuentan entre seis y diez), pero piensan que eso debe ir acompañado de un proyecto nacional que les garantice gobernabilidad. “Con Macri es más claro, porque nos va a necesitar, y Massa... es peronista”, analizó un experimentado radical al evaluar con quién se pueden entender mejor los eventuales gobernadores radicales. La película final sigue siendo un misterio para los propios protagonistas.



Gabriel Ziblat