POLITICA NEGOCIOS CON ESPAÑA

Denuncia contra la compra de nuevos coches para los subtes

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil
La compra de nuevos coches para la línea B de subtes amenaza con disparar nuevos gastos millonarios en la Ciudad de Buenos Aires. Según una denuncia penal que el lunes se presentará en la Justicia federal, la empresa Sbase (Subterráneos de Buenos Aires) está por incorporar 86 coches CAF 6000 usados, comprados en forma directa (sin licitación) a España, que obligarán a “modificar y adaptar la infraestructura de estaciones y la alimentación eléctrica de toda la línea para adecuar los coches usados”.
La denuncia, que lleva la firma del ex legislador porteño Facundo Di Filippo, cuestiona que se genera una futura dependencia con el Metro de Madrid (de donde provienen los nuevos coches). “Esta compra no está técnicamente justificada ni hay razón para realizarla. Ninguna auditoría, ni las realizadas por organismos de la Ciudad o la Nación, ni la auditoría realizada por Sbase recomienda el cambio de la tecnología existente en la Línea B (tercer riel), y mucho menos la incorporación de catenaria rígida”, se puede leer en la denuncia.
En la empresa porteña que administra el subte desmintieron la inexistencia de estudios técnicos, y destacaron que los CAF 6000 tienen “sólo 13 años” y cuentan con aire acondicionado.
Ahora bien, ¿de cuánto sería el “extra” que tendrá que aportar Sbase para poner en funcionamiento los coches españoles? Según la oposición, son unos 30 millones de euros, ya que no sólo hay que cambiar la alimentación eléctrica (en lugar de funcionar a través de las vías se necesita una obra de catenaria rígida), sino también hacer obras en vías y andenes. “No se trata de desembolsos extra, ya que las obras de alimentación eléctrica eran fundamentales para poder incorporar cualquier tipo de coche”, explicaron en Sbase, y agregaron que la catenaria rígida saldrá unos 100 millones de pesos.
Según planteó Di Filippo a este diario, “ni el Gobierno ni Sbase pueden desconocer estos inconvenientes, ni justificarlos. Esto no puede ser una desprolijidad o un descuido. Es un negocio con el Metro de Madrid que no queda sólo en una compra perjudicial para el patrimonio de la Ciudad, sino que implica negocios futuros, dependencia de la tecnología propiedad de Madrid, e implica la compra de nuevos coches”.  
Por su lado, el titular de Sbase, Juan Pablo Piccardo, explicó a PERFIL: “Por primera vez en veinte años se está renovando la flota, algo que molesta a sectores de la oposición, que no conocen los requerimientos del subte y opinan irresponsablemente”, señaló.

Ezequiel Spillman