POLITICA LILIANA MAZURE, DIPUTADA KIRCHNERISTA


“Desconozco por qué me cita Bonadio”, dice la ex jefa del INCAA

Afira que cortó con los subsidios a “sola firma” que entregaban a productores y directores. Y cree que el de López sería uno “de muchos casos aislados”.

Liliana Mazure fue la jefa del Instituto del Cine (Incaa) durante seis años. Por la entrega irregular de subsidios para películas conocidos como 3-J –que se entregaban a sola firma– ella y sus antecesores fueron llamados a declaración indagatoria por el juez Claudio Bonadio, por un presunto perjuicio de 50 millones de pesos al Estado.

La denuncia que originó la causa es de un anónimo y se hizo en 2007. Mazure aseguró a PERFIL que, no bien asumió, cortó la entrega de los 3-J porque se prestaban al manejo “discrecional” de partidas y que formó un fondo de fomento distinto. Ese fondo fue cuestionado por la AGN por falta de control. Ella dice que el cuestionamiento no fue exactamente ése. Durante su mandato, la ex funcionaria manejó un presupuesto de 1.500 millones de pesos. Pero asegura que lo hizo de manera transparente. “¿Por qué la llama a indagatoria Bonadio si usted no entregó ninguno de esos subsidios?”, preguntó este diario. “Desconozco”, se defendió.

Durante su gestión, se rodó la película documental sobre Néstor Kirchner, en la que se invirtieron varios millones de pesos, y que fue utilizada como una de las banderas de la cultura kirchnerista.

Diputada nacional por el Frente para la Victoria, salpicada por este escándalo de posible desvío de fondos públicos, Mazure habló con este diario de la corrupción en el kirchnerismo.

—¿No la incomoda convivir en un mismo espacio con figuras como José López?
—Estuve exiliada por hacer un tipo de cine. Me tuve que ir del país y me persiguieron por hacer lo que me parecía que había que hacer. En estos últimos 12 años pude hacer y llevar adelante todo lo que pensé que había que hacer. Estoy muy feliz de haber sido parte de esto. Que el señor López arregle sus asuntos.

—¿Considera que fue un caso aislado?
—Puede suceder que haya muchos casos aislados, no lo sé.

—Pero son muchos: Báez, Schoklender, causa por la tragedia de Once, López.
—Sí. Y yo también sé que me tuve que ir del país y que nunca se había hecho lo que se hizo en estos 12 años. Acá hubo todo un sector que no apostó a la industria nacional y es el sector que generó la corrupción sistémica que tiene el país. Y son los que están hoy en el poder. Después, casos de corrupción habrá siempre.

—¿No cree que en el gobierno anterior la corrupción fue estructural?
—No. Para nada.

—¿Cristina Kirchner podía no saber que un secretario de Estado manejaba dinero de coimas?
—Desconozco. Es un mundo muy complejo.

—Esta semana fueron procesados tres ex jefes de Gabinete por desvío de fondos en Fúbtol para Todos.
—Es una tarea de la Justicia. Es un mundo tan complejo el de este tipo de corrupción que yo prefiero no opinar.

—¿Usted reivindica a Cristina Kirchner?
—Para siempre. Tengo afecto y admiración por su capacidad y su inteligencia.

—¿Le cree a De Vido cuando dice que López no era su mano derecha?
—No es algo de lo que yo quiera hablar. Ese ministerio era una cosa inmensa.

—Seis diputados del Movimiento Evita se van del bloque. ¿Empieza a desmembrarse el kirchnerismo?
—Estamos en un momento muy complejo. De una derrota electoral muy fuerte. Y esto genera que cada uno piensa en ver adónde está mejor.

—¿Cuánta plata se destinó a la película del ex presidente Kirchner?
—Tuvo subsidios por entradas vendidas. Suponiendo que vendió 100 mil entradas, a un costo de 20 pesos, no pudo haber cobrado más de 2 millones de pesos.

—Se publicó que se habían destinado 10 millones de pesos.
—No puede ser tanto. Podés pedir la información al Incaa.

—El productor era su ex marido (el Topo Devoto).
—Es cierto. Era mi marido 15 años atrás.

—¿No le genera ningún conflicto de interés?
—Hace 15 años que me separé. Además, no éramos casados legales. No tengo ni idea de su vida.



Redacción de Perfil.com