POLITICA LA PRESIDENTA CON UN FORZADO BAJO PERFIL

Desde Olivos y en silencio, CFK se esperanzaba con ganar Santa Cruz

Votó al mediodía en Río Gallegos y por la tarde regresó a Buenos Aires, desde donde siguió los resultados de la elección. Mañana visitará el mausoleo de Néstor Kirchner.

PERFIL COMPLETO

Foto:Adrian Barabino
En una jornada negra para el Frente para la Victoria, la Presidenta Cristina Kirchner encontraba un aliciente al cierre de esta edición con un triunfo en Santa Cruz. Su cuñada Alicia y su hijo Máximo, que buscaban la gobernación y una banca en diputados, respectivamente, conseguían sus objetivos y le ahorraban un nuevo dolor de cabeza a la mandataria.
La ajustada victoria de Daniel Scioli, la tensión por el ballottage con Mauricio Macri y, en especial, la categórica e inesperada caída de Aníbal Fernández en la Provincia la encuentran como la madre de la derrota K con ineludible responsabilidad.
Cristina no ha hecho grandes esfuerzos por Scioli durante la campaña. Por el contrario se dedicó en más de una oportunidad a marcarle la cancha y a intentar condicionar el rumbo de un eventual gobierno. Pero sí tuvo muestras de apoyo para con Aníbal Fernández, que casi no puso esfuerzo en su campaña, tal vez creyendo que el triunfo estaba asegurado.
Recuperar el poder en Santa Cruz era la obsesión de la Presidenta en estos últimos días. No porque los triunfos a nivel naconal y en Provincia de Buenos Aires le importaran menos. Pero su futuro dependía en parte de lo que pasara en su tierra. CFK dejará el poder el 10 de diciembre próximo y todavía es una incógnita dónde será su lugar de residencia.
En los últimos días circularon versiones que hablaban de una CFK alejada del sur en caso de que el opositor Eduardo Costa se quedara con la gobernación santacruceña. Más aún, con su hija Florencia ya asentada en la Ciudad y con Máximo en el Congreso, allegados a Cristina Kirchner aseguraron que le será difícil quedarse en Río Gallegos separándose de ellos y de sus nietos.
Al votar ayer en Río Gallegos, Fernández de Kirchner dijo que le deja un país absolutamente normal al próximo presidente y que se va a dedicar a militar.
Por la tarde viajó a buenos Aires y se instaló en la Quinta de Olivos. En el búnker sciolista nunca esperaron su presencia. Una situación que a muchos les hizo recordar lo sucedido en las PASO: CFK en Buenos Aires, pero sin pisar el Luna Park. Tampoco transcendió si se comunicó telefónicamente con Scioli ni con Fernández.
Hoy volverá a subirse al avión y se trasladará hasta Río Gallegos para visitar mañana el mausoleo de Néstor Kirchner en el quinto aniversario de su muerte.

Patricio Navarra