POLITICA BUSCAN EVITAR MAS DERROTAS EN EL SENADO


Desplazan a Michetti y Pinedo de las negociaciones con el PJ

El Gobierno decidió avanzar con una suerte de “intervención” para mantener un constante monitoreo de lo que ocurre en el Senado.

PERFIL COMPLETO


Foto:CEDOC PERFIL

El Gobierno decidió avanzar con una suerte de “intervención” para mantener un constante monitoreo de lo que ocurre en el Senado. Los encargados de la tarea serán el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

La decisión llegó luego de que, de manera exprés, se sancionara la ley antidespidos. “No tuvimos los alertas de lo que estaba pasando en el Senado”, graficó una fuente del PRO.

Los dardos tienen dos destinatarios: la itinerante vicepresidenta, Gabriela Michetti (quien viaja a Corea y Japón la semana que viene) y el presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo, quienes no pudieron contener la avanzada peronista. Tampoco lo hicieron los radicales, quienes ven de reojo algunos debates.

En este marco, en el macrismo esperan poder retomar el diálogo con los senadores peronistas la próxima semana con una fuerte intervención de los gobernadores. Está previsto un encuentro de Frigerio con ellos para proponerles un nuevo esquema en la devolución de la coparticipación.

La lista de acuerdos pendientes con el bloque peronista, que tiene mayoría, incluye los pliegos de los jueces de la Corte Suprema, la reforma del Ministerio Público, la reforma judicial y eventualmente el blanqueo de capitales. También están pendientes los cambios en la ley antidespidos, que volverá a la Cámara alta, y la ley de empleo joven, que va a pasar de Diputados al Senado.

Pero hasta ahora el escenario es adverso para el Gobierno. La media sanción a la ley antidespidos le mostró a la Casa Rosada que los senadores, influidos o encolumnados con los gobernadores, no le darán tregua hasta que no cumpla con la devolución gradual de la coparticipación y con la cancelación de los certificados de obra pública, que se adeudan desde la gestión anterior.

“La deuda por obra pública nos genera un problema grande a las provincias, porque las empresas no le pueden pagar a sus empleados y eso genera recesión y eventualmente desocupación”, explicó a PERFIL un senador norteño.

Los mandatarios escuchan con desconfianza las promesas del Poder Ejecutivo, que hasta ahora, dicen, no cumplió con nada de lo acordado cuando se votó el paquete “holdouts”. Otro senador que responde a un importante gobernador le dijo a PERFIL que buscarán que el asunto de la coparticipación sea incluido en la discusión por la ley de presupuesto, que empezará a debatirse en agosto.



Ezequiel Spillman / Mariano Confalonieri