POLITICA CORRUPCIÓN

Milani más cerca del juicio oral por enriquecimiento ilícito

El caso del ex Jefe del Ejército se encamina a juicio oral y público. Su casa de La Horqueta costó $1.500.000.

César Milani
César Milani Foto:Cedoc

El fiscal federal Jorge Di Lello acusó formalmente al general César Milani por el delito de enriquecimiento ilícito, ya que anteriormente había sido procesado por el juez federal Daniel Rafecas debido a que no le cerraban los números.

Con esta acusación, el expediente de Milani, detenido junto a su testaferro Eduardo Barreiro por delitos de lesa humanidad, sigue el camino necesario para poder enfrentar un juicio oral y público. 

Durante el período investigado, el ex Jefe del Ejército durante el anterior Gobierno no pudo justificar los gastos realizados, sobre todo el que hizo al comprar su casa en el barrio de La Horqueta de San Isidro mientras era jefe de Inteligencia del Ejército. Esa propiedad, de 1150 metros cuadrados, fue adquirida por $1.500.000, es decir, unos 384.000 dólares de ese momento. 

Para justificar esa compra dijo que había recibido un préstamo de Barreiro, quien tampoco pudo justificar ante la Justicia de dónde había sacado el dinero para cedérselo a su camarada de armas.

La documentación exhibida por ambos acusados para justificar el préstamo, no fue tomada por válida por los peritos que la analizaron al momento de controlar los estados financieros. 

Según el perito tasador que en su momento fue enviado por Rafecas concluyó que, en 2010, costaba 480.000 dólares, es decir, una diferencia de 95 mil dólares entre lo que pagó Milani y el monto de la tasación. 

"Habiéndose corroborado el incremento patrimonial apreciable de Milani, y que el mismo no encuentra justificación en el descargo por él efectuado ni en el de Barreiro, ni de sus ingresos declarados, encuentro acreditado en consecuencia, que el incremento que ha importado la suma indicada para adquirir la casa de San Isidro por un valor de $ 1.500.000, reviste no sólo el carácter de apreciable, al cual alude la figura penal en cuestión (enriquecimiento ilícito), sino también el carácter de "injustificado", asegura Di Lello en uno de los párrafos del requerimiento.