POLITICA

Di Santo renunció a la Federal cruzado por el desgaste, las internas y el caso Nisman

Fue señalado por la inacción de los efectivos a cargo de la custodia del fiscal que había denunciado a CFK. Fuerte puja con Guillermo Calviño.

Foto:Dyn

El jefe de la Policía Federal, Román Di Santo, que presentó su renuncia, se vio vinculado en uno de los casos más impactantes en los últimos meses:la muerte del fiscal Alberto Nisman.

El principal cuestionamiento contra Di Santo se basa en que el fiscal Nisman tenía –desde hace años– a diez hombres de la Policía Federal para custodiarlo las 24 horas. Sin embargo, en las horas previas a su muerte, en pleno revuelo nacional por la denuncia contra Cristina Fernández, ninguno de los efectivos estuvo presente.

La ausencia de sus hombres impactó de lleno en Di Santo. A cinco días de la muerte del titular de UFI-AMIA, los principales jefes de la Policía Federal se reunieron en medio de un absoluto recelo sobre el motivo del encuentro, rodeado de rumores sobre un eventual desplazamiento de la cúpula policial.

Antes de declararse incompetente, la jueza Fabiana Palmaghini ubicó al exjefe de la PFA en la escena de la muerte ya que estuvo en el departamento junto al exsecretario de Seguridad, Sergio Berni, a quien acusó de "contaminar" la escena.

Ya desde los primeros días tras la muerte, fue la expresidenta, quien por medio de una carta consideró que “resulta muy conveniente que se ordenen sumarios e investigaciones lo más rápidamente posible sobre la propia custodia del fiscal Nisman. Esto es: los 10 policías federales”.

Berni sumarió a 12 efectivos, los diez custodios y sus jefes directos: el comisario Eduardo Soto y el subcomisario Guillermo Fariña. Ellos dependen del Departamento de Custodias, a cargo de Abraham Jonte, y de la Superintendencia de Interior que conduce el comisario general Roque Luna

Con la asunción de Macri, las intenciones de Di Santo de apartarse de su cargo continuaron pero seguían siendo rechazadas, y el clima de tensión se incrementó. Según supo el diario Perfil Di Santo tenía una fuerte puja de poder con Guillermo Calviño, otro de los jefes máximos de la Policía Federal, quien, por cercanía con el macrismo, contaba en los hechos con una mayor potestad. Sin embargo, desde el entorno del exjefe adjudicaron la renuncia a "cuestiones personales" y hablaron de un "desgaste"

Tal como había anticipado Perfil, "tras la fusión entre la Policía Metropolitana y la Federal que impulsó el macrismo, Calviño se convirtió en el jefe más poderoso de la policía, incluso por encima del jefe de la fuerza, Román Di Santo. Calviño tiene a su cargo las 54 comisarías porteñas". 

A su vez, el juez federal Sebastián Casanello citó a indagatoria a Calviño el 14 de abril en una causa por presunto encubrimiento a policías federales acusados de coimar a dos hombres y robarles una bolsa de marihuana.



Redacción de Perfil.com