POLITICA UNIVERSIDAD DE MERLO


Denuncian un nuevo apriete de "la patota de Othacehé"

"No nos dejaban salir y le pegaron a una decana", relató el ex rector. Este sábado habrá una asamblea para destituir al hijo del exintendente.

La universidad de Merlo
La universidad de Merlo
Foto:Cedoc.
Un nuevo episodio de tensión acorraló a los docentes de la Universidad Nacional del Oeste (UNO), que se vieron encerrados en la institución y hasta "le pegaron a una decana". Otra vez, la patota del rector Martín Othacehé, el hijo del ex Intendente de Merlo, Raúl, protagonizó el apriete.

"Entró un grupo de gente de la patota de Othacehé y no nos dejaban salir de la Universidad. Después vinieron docentes y alumnos a sacarlos. Terminaron pegándole a una decana y llamamos a la policía. Cuando llegó la policía todo se calmó y se tuvieron que ir", contó a Perfil.com el docente y primer rector de la Universidad, Marcelo Ducrós.

Ducrós aseguró que "esto fue un apriete porque mañana vamos a hacer una asamblea para destituir a Othacehé".

Desde que Othacehé perdió las elecciones el año pasado en Merlo luego de conducir el municipio desde 1991, la universidad se llenó de nuevos empleados sin ningún tipo de experiencia en el área académica. Pero el primero de ellos llegó en el 2013, y es el hijo del ex Jefe comunal, Martín Othacehé, quien ocupó el cargo más importante en la institución.

Decenas de estudiantes y el propio ex rector denunciaron ante Perfil.com que esa casa de estudios no entrega títulos hace más de dos años. Además, aseguraron que los Othacehé utilizan la UNO, fundada en 2009, como “caja política”, sobre todo tras haber perdido las últimas elecciones comunales. Los problemas comenzaron cuando "El Vasco" abandonó al kirchnerismo y se pasó al Frente Renovador de Sergio Massa en 2013, según pudo reconstruir este portal. Para ese entonces, su hijo Martín comenzó a ser el rector de la casa de estudios, a pesar de tener nula experiencia en el área.

"La situación sigue igual, la patota sigue estando, los alumnos siguen reclamando por sus títulos de hace dos años", expresó Ducrós. Y concluyó: "Ya hubo muchas situaciones de aprietes, pero nunca se llegó a este extremo de violencia como hoy".