POLITICA YA HAY REEMPLAZO

Escándalo en el INCAA: echaron al presidente y denuncian corrupción

El ministro de Cultura le pidió la renuncia a Alejandro Cacetta y le pidió a la Oficina Anticorrupción que abra un expediente por gastos injustificables.

Alejandro Cacetta, Presidente del INCAA.
Alejandro Cacetta, Presidente del INCAA. Foto:Cedoc
Alejandro Cacetta ya no será presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). El ministro de Cultura, Pablo Avelluto, le pidió la renuncia hoy y pidió a la Oficina Anticorrupción que abra una investigación en su contra por presuntos gastos injustificables. Un informe del programa Animales Sueltos expuso ayer supuestos actos de corrupción de la gestión saliente.

La decisión fue tomada por el propio Avelluto, quien en un comunicado señaló que "el recambio de Alejandro Cacetta obedece a la necesidad de acelerar y profundizar todos los procesos de mejora administrativa en el INCAA". En su lugar asumirá el actual vicepresidente del organismo, Ralph Haiek, según informaron fuentes de Casa Rosada a la agencia DyN.

En el comunicado, se destacó "el compromiso de Cacetta a lo largo de su gestión". "Reconocemos el compromiso de Alejandro Cacetta a lo largo de su gestión al frente del Instituto entre cuyos logros principales se cuenta la implementación del nuevo Plan de Fomento para la industria audiovisual", agrega el texto.

Según confirmaron a Télam fuentes de la OA, "el equipo de Avelluto venía relevando en los últimos días algunos actos administrativos y haciendo consultas sobre los pasos a seguir" sobre Cacetta, hasta que este miércoles pidieron que se lo investigue y que el organismo defina si amerita una denuncia en la Justicia Federal.

"Las sospechas son por inconsistencias en los gastos que no tendrían justificación por el concepto por el que se hicieron, y también gastos grandes en relación a publicidad que podrían ser irregulares, además de erogaciones que aparecen desdobladas", explicaron fuentes con acceso al expediente, aunque aclararon que "todo es a verificar".

Los pasos a seguir en la Oficina Anticorrupción -que no funciona como una fiscalía sino como un ente que asesora y querella- serán ahora abrir una "investigación preliminar administrativa y en caso de encontrar algo que lo amerite, se hará una denuncia en la Justicia Federal".

También puede suceder que haya irregularidades "que son administrativas y no necesariamente delitos, por lo cual se puede instruir un sumario administrativo, o comprobar que no existió delito alguno".