POLITICA UNA SEMANA MAS

Efedrina: buscan un testigo clave

PERFIL COMPLETO

El tribunal de la causa que investiga la megaimportación de 12 toneladas de efedrina –precursor químico para producir metanfetamina–, presuntamente desviada al mercado negro para el negocio con narcotraficantes mexicanos, se dio ayer una semana más en la búsqueda de un testigo importante para esclarecer la compra de casi 2 mil kilos de esa droga.

Como publicó PERFIL, la investigación original era por la importación de 9.800 kilos de efedrina a través de las droguerías Drofasa y Prefarm, en la que están imputados los empresarios Alfredo Abraham, Alberto Salvador “Negro” López, Josué Fuks, prófugo, y Guillermo Manfredi, el único detenido.

Pero hace un mes los jueces aceptaron el pedido de ampliación de la acusación por parte del fiscal Diego Luciani, que sumó a la causa otras operaciones por un total de 2.300 kilos.

El testigo buscado desde hace ya dos semanas, de nombre Guillermo Ascona, habría sido utilizado por Abraham y López para ingresar unos 1.900 kilos de esa droga. En la fiscalía creen que este hombre realizó tres operaciones, que originalmente habían sido autorizadas a Prefarm pero que, al quebrar, y por trabas legales, la droguería no pudo concretar.

Como consecuencia de la ampliación, ayer debían prestar declaración indagatoria Abraham y López, pero se negaron por recomendación de sus defensas, al menos hasta que estén todas las pruebas. Manfredi lo hará cuando continúen las audiencias el próximo viernes, y según adelantó su defensor a PERFIL, hablará ante el tribunal.

Ascona ya había sido condenado en otro caso por tráfico de estupefacientes. El tribunal cuenta con domicilios identificados en esta última causa: uno en la calle 134 al 1400 de la localidad de Berazategui y otro en la calle Sáenz Peña al 3900, en Quilmes.

En ninguno de los dos se lo pudo encontrar. También intentan ubicarlo a través de líneas de celulares que se le adjudicaban: una de ellas está fuera de servicio y en la otra atiende su ex mujer, que dice aún no haber podido comunicarse con él.



Sebastián Aulicino