POLITICA EFEDRINA EN EZEIZA


Un nuevo capítulo de la interna entre Bullrich y Gómez Centurión

El descubrimiento de barriles en un depósito esconde una disputa de poder en Casa Rosada.

Dibujo de Temes
Dibujo de Temes
Foto:Pablo Temes
La gestión de Cambiemos, como todos los gobiernos, no está libre de internas entre sus funcionarios. Una de las más notorias es la que encabeza Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda y Finanzas, contra Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, en torno a las políticas para bajar la inflación. Otros enfrentamientos se desarrollan en sordina, pero generan consecuencias judiciales y políticas de alto impacto. Es el caso del cruce entre la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el desplazado jefe de la Aduana, Juan José Gómez Centurión.

Fue la exfuncionaria de la Alianza, de hecho, una de las responsables de la remoción del Mayor carapintada. El propio Ministerio de Seguridad impulsó la denuncia por averiguación de delito contra Gómez Centurión. Bullrich recibió escuchas telefónicas, al parecer editadas, en las que se escucha al entonces titular de Aduana supuestamante pidiendo coimas a a los empresarios Hugo Wortman y Alejandro Pérez Chada, este último abogado del presidente Mauricio Macri.

Bullrich calificó entonces el caso como "una denuncia a la que se le dio cierta verosimilitud, que alude a hechos corrupción con maniobras de utilización de la Aduana y subfacturación que habría tenido lugar recientemente". En público, el militar retirado aceptó la decisión del jefe de Estado de removerlo del cargo hasta que el caso se esclarezca: “Una cosa es la causa penal; el Presidente hizo que tenía que hacer. Es un mecanismo sano. Lo otro es el mecanismo administrativo”, comentó el funcionario. En privado, Macri le prometió reponerlo en su cargo cuando se dicte la falta de mérito en la causa. Pero, como consignó el diario La Nación, el titular de AFIP, Alberto Abad, desplazó al equipo de Gómez Centurión en Aduana y puso a sus hombres de confianza, que podrían no ser interinos.

La grieta entre Bullrich y Gómez Centurión se profundizó hoy cuando la justicia federal halló hoy 10 barriles, cada uno con 25 kilos de pseudoefedrinaen un deposito cercano al Aeropuerto Internacional de Ezeiza. El extitular de Aduana se adjudicó el descubrimiento, ya que en su momento había denunciado ante la justicia sus sospechas sobre un depósito fiscal que durante su gestión no le fue permitido inspeccionar ya que "estaban judicializados". Incluso había deslizado que esas denuncias eran parte de los motivos de la "operación de inteligencia en su contra".

La ministra de Seguridad salió al cruce y sostuvo que el allanamiento se produjo por una denuncia que la Policía de Seguridad Aeroportuaria realizó hace dos meses y medio.“Hace ya dos meses y medio el director de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Alejandro Itzcovich Griot, le informó al titular de la Aduana de Ezeiza, [Gustavo] Curatolo, un rumor que había barriles de efedrina en un depósito donde la PSA no puede entrar porque no tiene jurisdicción”, explicó Bullrich al canal de noticias TN. Además, precisó que la empresa que importó los barriles, que provenían de India y tenían como destino a Paraguay, "no quiso hacerse cargo" porque tendria consecuencias penales.

"Hay que analizar cuándo entró y por qué sucedió. Y por qué no dio lugar a un procedimiento", resumió la funcionaria. Con este descubrimiento, Gómez Centurión puede anotarse un poroto a favor de su inocencia. Ya recogió el apoyo de Elisa Carrió y mejora su imagen ante Macri. ¿Cómo seguirá la novela?