POLITICA NUEVA LINEA EN C5N

El canal de Cristóbal López le pide plata a La Cámpora para pasar sus actos por TV

“Si quieren seguir difundiendo actos o instalando intendentes, hagan un acuerdo con el área comercial”. La frase se la tiró Fabian De Sousa, gerente del canal C5N, a un interlocutor de Máximo Kirchner, en un encuentro tenso.

Problemas. La relación entre Máximo Kirchner y el empresario patagónico, quien visitó el mausoleo del ex presidente, cambió desde que el kirchnerismo dejó el poder.
Problemas. La relación entre Máximo Kirchner y el empresario patagónico, quien visitó el mausoleo del ex presidente, cambió desde que el kirchnerismo dejó el poder. Foto:Cedoc Perfil

“Si quieren seguir difundiendo actos o instalando intendentes, hagan un acuerdo con el área comercial”. La frase se la tiró Fabian De Sousa, gerente del canal C5N, a un interlocutor de Máximo Kirchner, en un encuentro tenso, según relataron a PERFIL fuentes empresarias y del kirchnerismo. Ocurrió hace tres semanas. Y desde entonces, aunque no hubo cambios en la línea editorial del canal, bajó la exposición del kirchnerismo duro en la pantalla.

“Yo no regalo nada. Si invitamos siempre a los mismos tipos, los estamos instalando. Si quieren eso, sean del kirchnerismo o de otro partido, que paguen, que pongan pauta publicitaria. Ahora si es noticia, se pasa gratis, somos un canal de noticias”, se le escuchó decir a un confidente de De Sousa en los pasillos del canal de Cristóbal López.

El pedido de De Sousa a La Cámpora sorprende si se tiene en cuenta el vínculo histórico que tuvieron los empresarios con lo más alto del poder K. En 2011, en plena expansión de su Grupo, López le compró C5N a Daniel Hadad y el canal se convirtió en oficialista. Cuando Cristina Kirchner dejó el poder, se transformó en el refugio de los que se habían ido de la Casa Rosada. En el medio, López y De Sousa se reunieron varias veces con la ex presidenta en el Sur. Hasta visitaron juntos el mausoleo de Néstor Kirchner en Río Gallegos.

Ahora, la Justicia investiga si Ricardo Echegaray, entonces jefe de la AFIP, le permitió a López retener de manera indebida el impuesto a los combustibles para expandir su imperio, por un monto de 8 mil millones de pesos.

Tensión. Pero algo se quebró. La tensión empezó antes del 10 de diciembre. De Sousa le reclamó a La Cámpora los mil millones de pesos que, sostenía, le debían por obras de Vialidad. El Gobierno no se lo pagó, aseguran cerca de él.

Fuentes oficiales de La Cámpora negaron que De Sousa, hace tres semanas, los haya mandado al área comercial del canal. “Reuniones con los empresarios de medios tenemos todo el tiempo. Pero plata no nos piden nunca porque saben que no tenemos más nada desde que dejamos la Casa Rosada. No tiene lógica”, explicó el interlocutor que se reunió con De Sousa.

Sin embargo, otra fuente del kirchnerismo confirmó el pedido y detalló: “Es una locura. ¿No sabe de dónde viene? Si no fuera por nosotros él no estaría donde está, sería un simple contador en Comodoro Rivadavia”, dijo en alusión al gerente del canal.

Esa fuente kirchnerista relata otra versión de los hechos. Dice que la reunión, en rigor, fue con Máximo Kirchner, y que el empresario pidió ayuda económica. Agrega que, a la semana, como no obtenía respuesta, lo llamó por teléfono. Al recibir una respuesta negativa, bajó la orden de dejar de pasar todos los actos de La Cámpora, el kirchnerismo duro, o invitar de manera frecuente a intendentes vinculados a Cristina Kirchner. Pero esto fue negado tanto por La Cámpora como por fuentes cercanas a De Sousa.