POLITICA DESAFIO A LA GOBERNABILIDAD

El Congreso quedará más dividido y nadie contará con mayoría propia

El Frente para la Victoria perdió 26 diputados y necesitará de más aliados para tener quórum. Cambiemos trepa a 94 bancas. El PJ disidente será el fiel de la balanza.

Pase lo que pase en el ballottage entre Mauricio Macri y Daniel Scioli el Congreso que viene será un desafío para cualquiera de ellos. Ya se sabía por el resultado de las PASO que ninguno de los dos principales frentes iba a contar con una mayoría propia  en la Cámara de Diputados. Pero conocidos los resultados finales, el Frente para la Victoria retrocedió más casilleros todavía.
Con números todavía por resolverse al cierre de esta edición, el bloque del kirchnerismo (más sus aliados) seguiría siendo la primera minoría, pero con un bloque de 112 diputados, 26 menos de los que tiene en la actualidad. Para tener el manejo de la Cámara baja hacen falta 130 diputados, que es lo que habilita al quórum propio.
Cambiemos, como contrapartida, mejora su performance que tuvo en las primarias y llegaría a tener una bancada de 94 diputados, de los cuales poco más de la mitad serían del radicalismo, que de esta manera muestra que fue fructífera su alianza con Macri por que no sólo conservó las bancas que tenía en juego sino que creció.
En este contexto, la bancada del peronismo no kirchnerista, donde Sergio Massa será un líder de peso luego de superar el 20% de los votos en todo el país, serán claves para conseguir las mayorías. Entre los de UNA más otros peronistas disidentes, se contarán 40 diputados que terminarán de inclinar la balanza y serán  determinantes para cualquiera de los dos potenciales presidentes.
El principal desequilibrio con respecto a las PASO se dio en la provincia de Buenos Aires, donde al cierre de esta edición el kirchnerismo se quedaba con 14 y Cambiemos con 13. En muchas provincias, además, el frente liderado por Macri logró recortar distancias y así consiguió sumar bancas que en las primarias no se contabilizaban.
Para Progresistas y el FIT el desempeño fue peor al esperado. El frente que lideró Margarita Stolbizer, en alianza con los socialistas, consiguió sólo ganar la banca de Victoria Donda en Capital, que debía renovarla.
El FIT, en tanto, no estaba logrando sumar ningún diputado a su bancada de tres que cuenta en la actualidad, aunque mantenían la expectativa de superar el piso necesario en la provincia de Buenos Aires.

Senado oficialista. Tal como se preveía, el Frente para la Victoria, mantendrá la mayoría en la Cámara alta. Tendrá 43 senadores, contra 16 de Cambiemos. Para tener la mayoría propia hacen falta 37.



Gabriel Ziblat