POLITICA

El controvertido rol de Carolina Azzi, la novia del ministro de Cultura

En medio de una ola de despidos, Avelluto le dio un lugar "ad-honorem" a su mujer. Quién es.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gobierno de la Ciudad

El periodista Pablo Avelluto no llegó sólo al Ministerio de Cultura: de su mano ingresó su novia, la cineasta Carolina Azzi, que desde el primer día de la gestión macrista ocupa un controvertido rol informal en la cartera de su pareja, que se encuentra en ebullición interna.

Aunque oficialmente informaron que se trata de una "colaboradora ad-honorem", personal del ministerio sostuvo que Azzi fue presentada como titular de coordinación audiovisual y que, más aún, ya habría tomado su primera decisión de peso.

Al igual que en distintas dependencias oficiales, Cultura se encuentra en una "guerra interna" entre directores de la nueva conducción nacional, empleados que quedaron identificados con la gestión kirchnerista y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que reclama la reincorporación de los 493 trabajadores despedidos.

Fuentes del ministerio, con afiliación en ATE, relataron a Perfil.com que el rostro de Azzi es moneda corriente en el ministerio. "Hasta la semana pasada la vimos todos los días trabajando acá", contaron.

"Ocupa el rol que tenía la coordinación audiovisual de prensa, de hecho la primera decisión que tomó fue cerrar CePIA (Centro de Producción e Investigación en Artes)", sostuvieron.

Nadie discutió el currículum de Azzi, que con 38 años tiene una vasta experiencia en la dirección audiovisual. La pareja del Ministro produjo un documental sobre la vida de Juan José Sebreli y “El diálogo”, un encuentro entre la dirigente Graciela Fernández Meijide y el exmontonero Héctor Ricardo Leis.

Por el contrario, la polémica giró en torno a que Avelluto enfrenta un proceso de ajuste y "trae gente para trabajar en áreas donde ya hay profesionales capacitados para cumplir esos roles". El dato salió a la luz anoche, tras la publicación en el canal C5N.

Voceros del Ministerio explicaron oficialmente a Perfil.com que Azzi se desempeña como una "colaboradora ad-honorem" por su experiencia profesional y su confianza con el ministro. "No tiene un cargo ni hay planes de que lo tenga, sólo nos asesora", dijeron.

Sobre el cierre de CePIA informaron que "se trataba de un proyecto que desde hace tiempo no ofrecía ni concursos ni adjudicaciones". Y remataron: "Azzi no tomó la decisión, fue consultada como fuimos consultados varios asesores del ministro".

(*) De la redacción de Perfil.com. En Twitter: @PatoCaruso.



pcaruso