POLITICA ANTONIO TABANELLI LO ACUSA DE DAÑOS Y PERJUICIOS

El dueño de Boldt demandó a Boudou por $11 millones por el caso Ciccone

El empresario del juego sostiene que su empresa perdió esa suma por culpa del vice. Es porque el funcionario lo acusó de haber orquestado el escándalo de la imprenta de billetes.

Foto:Cedoc

Antonio Tabanelli tiene 78 años y dedicó toda su vida a los negocios. De tener una empresa gráfica dedicada a la imprenta de billetes y cheques, en 1993 se expandió al mundo de las apuestas, lo que a través de los años llevó a la firma Boldt a construir un imperio del juego. Pero su nombre cobró notoriedad recién en 2012, cuando se destapó el escándalo de la ex imprenta Ciccone y el vicepresidente, Amado Boudou, acusó a esta empresa de armar una operación en su contra y de haber intentado desarmar la Casa de Moneda.   

Tabanelli buscó, sin éxito, a lo largo de estos años que Boudou se retracte y, por ello, con el vicepresidente procesado, el empresario decidió iniciar una acción civil por daños y perjuicios por lo que reclama una cifra de $ 11 millones. La presentación realizada dos meses atrás ya tuvo respuesta de Boudou, y si el proceso avanza, la Justicia deberá finalmente determinar si corresponde esa cifra o definir un nuevo monto.

En el escrito que presentó Boudou en la causa sorprendió un párrafo que reclamó la citación a terceros. “Habido reclamado un supuesto de responsabilidad donde se cuestiona la actuación de un funcionario público, corresponde la citación del Estado Nacional”, explicó el vicepresidente, pidiendo así que se extienda la citación a otros funcionarios.

Tabanelli justificó el monto millonario que reclama en la acción civil de acuerdo a la caída de las acciones que provocaron las acusaciones del vicepresidente, entre otros de los daños que se mencionan.

“Muchas veces peleamos contra poderes ocultos, poderes que se esconden atrás de sectores de la prensa, del trabajo que hace el Grupo Clarín y el diario La Nación utilizándolos a veces para hacer trastadas políticas -por ejemplo, el duhaldismo y el duhaldismo residual-, a veces para hacer negocios y negociados. Y me estoy refiriendo al grupo Boldt, que está detrás de todo esto”, había disparado el vicepresidente en marzo de 2012, a un mes de que se conozca su vinculación con la ex imprenta Ciccone Calcográfica. Boldt buscaba quedarse con Ciccone pero The Old Fund -la firma vinculada al vice- le ganó.

La obsesión de Boudou por culpar a Boldt continuó, y en aquel entonces explicaba: “Lo que estamos viviendo hoy es la recuperación del Estado, de la Casa de la Moneda que ha vuelto a imprimir padrones electorales, papeles de seguridad para Lotería de la Nación. Eran todos negocios que Eduardo Duhalde le fue dando a la empresa Boldt y, por lo tanto, está atrás de toda la operación mediática”.

La pelea con la firma Boldt por la causa Ciccone provocó en aquel entonces que incluso la AFIP denunciara a esta empresa por la utilización de facturas apócrifas, falsificación de documentos públicos. y simulación dolosa de pago y sellos falsos. Además, el Gobierno nacional le había exigido al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, que convoque a una nueva licitación del control online del juego en la provincia de Buenos Aires, negocio que Boldt pudo mantener pero con ganancias inferiores a las que mantenía hasta la pelea.

En caso de que Tabanelli (quien controla entre otras salas de juego, el Trillenium Casino de Tigre, el Casino Central Mar del Plata, el Casino de Tandil y el Casino de Miramar) obtenga un fallo favorable en la acción civil, ya anunció que donará la cifra dispuesta por el juez a un hospital de niños.



Rosario Ayerdi