POLITICA

El encuentro de CFK con un militante: "¿Vos sos el loco de la pintada?"

El joven escribió en una pared de Rosario: “Abrazame hasta que vuelva Cristina”. La mandataria quiso conocerlo.

Foto:redaccionrosario.com

Lucas Elías es un abogado rosarino de 28 años que salió una noche con un par de amigos y dejó estampada en una pared una frase con aerosol: “Abrazame hasta que vuelva Cristina”. La foto se volvió viral, y la presidenta Fernández de Kirchner quiso conocerlo.

“Con unos amigos tenemos una agrupación, medio en joda pero muy en serio, que se llama La Moreno (por Guillermo, el ex secretario de Comercio Interior) y veníamos pensando en salir a pintar las paredes de la patria por Cristina”, relató Elías. 

Sobre la frase que escribió: “Se la dije a una chica con la que ciertamente nos abrazamos mucho, y nos encantó a los dos”, admite. “Al toque me pusieron que estaba muy buena, algo que con las otras (“Con la derecha se endeuda, se ajusta y se reprime” o “Si gana Macri, se pierde el trabajo”) no ocurrió. Por eso siento que terminó siendo colectiva la cosa, y que quizás si no hubiera pegado en el grupo, nunca la hubiese pintado”, agregó.

“Dimos varias vueltas buscando paredes que no pertenecieran a casas particulares y que lo que queríamos hacer no significara agredir a nadie, y terminamos pintando varias consignas”. Pero la que estamparon en 1º de Mayo entre Zeballos y 9 de Julio les cambiaría la vida.

Después de eso, le mostró la obra a su “hermana de la vida”, Florencia Garat, quien le pidió permiso para colgar la imagen en su perfil de Facebook. Por ello, una compañera de la agrupación HIJOS de la regional Capital Federal le dijo que un asistente de la jefa de estado quería sar con el autor de la pintada.

“Primero me llamó una chica de Gabinete de la Nación que, con muy buena onda, me mató a preguntas. Después ya directamente se comunicó conmigo Wado de Pedro (el secretario General de la Presidencia) y me confirmó que a Cristina le había gustado y que si quería ir a Buenos Aires a conocerla se podía organizar”, relató el joven.

“Tras unos cuantos cruces de correos, me dijo que el viernes siguiente había un acto en UBA y que ahí se podía dar. Inmediatamente la llamé a mi hermana y al amigo con el que habíamos salido a pintar y empezamos a planear el ansiado viaje”, relató el abogado al medio Redacción Rosario.

“Fue raro porque como era un acto, la espera fue entre canciones kirchneristas y en un clima festivo si se quiere, y eso hizo que más que nervioso estuviera ansioso, excitado y a la vez feliz por lo que estaba por pasar”, dijo.

“Pensaba en qué le iba a decir cuando la viera y si tendría que explicarle quién era, pero cuando se acercó vino directamente hacía donde estábamos nosotros, me agarró de los brazos y me preguntó si yo era el loco de la pintada. El hecho de estar frente a esa mujer que tanto admiro y que encima me diga «loco» fue como mucho, así que del resto me acuerdo poco y nada”.

 

 


Redacción de Perfil.com