POLITICA MEMORANDUM Y ATENTADO A LA AMIA

El ex jefe de Interpol salió al cruce de Bonadio

Robert Noble nunca declaró por el pacto con Irán. Era un testigo pedido por Timerman y la Justicia sospecha de él. Cruces entre el organismo y el ex fiscal del caso vía Cancillería.

Encuentro. El entonces canciller junto al ex secretario general de Interpol. Ayer, Noble usó Twitter para dar su esperada versión.
Encuentro. El entonces canciller junto al ex secretario general de Interpol. Ayer, Noble usó Twitter para dar su esperada versión. Foto:Cedoc Perfil
El ex secretario general de Interpol, Robert Noble, salió ayer al cruce del juez federal Claudio Bonadio, tras los procesamientos y prisiones preventivas en el caso por supuesta “traición a la Patria” por el memorandum con Irán.  Noble está en la mira de la Justicia argentina en el caso que involucra a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al ex canciller Héctor Timerman, entre otros funcionarios, y su rol en el escándalo generó incluso un cruce diplomático entre Interpol y la Justicia argentina en agosto, según pudo reconstruir PERFIL de fuentes judiciales en las últimas semanas.
Bonadio sugirió en su fallo  que Noble podría haber sido cómplice de Timerman en el supuesto intento de dar de baja a las circulares rojas de los  iraníes a cambio de un presunto pacto comercial entre ambos países. Eso habría permitido la libre circulación de  algunos de los acusados por el atentado a la AMIA.

Refiriéndose a sí mismo en tercera persona, el jefe de Interpol entre 2000 y 2014, rompió el silencio sobre el pacto con Irán vía Twitter y que “Ronald K. Noble no está enfermo y no necesita inmunidad para decir la verdad, que Interpol no recibió nunca un pedido de remover las Alertas  Rojas de AMIA”. “Bonadio sabía que las notificaciones rojas no habían cambiado por el Memorando. Su informe político sesgado trató de ocultar la verdad a la gente de Argentina”, agregó Noble, quien hoy trabaja para un estudio jurídico en Londres que según fuentes judiciales asesora a los iraníes.
El primer fiscal de la causa, Gerardo Pollicita, intentó que Noble declarara en la causa este año. La defensa de Timerman incluso requería ese testimonio, que sostenían, podía favorecer al ex canciller para sostener su versión de que las circulares rojas de los iraníes nunca habrían caído.

El primer conflicto llegó cuando Interpol respondió que a Noble todavía le cabe la inmunidad que el organismo internacional le otorga a sus funcionarios y que las preguntas del interrogatorio debían ser analizadas por los asesores jurídicos de Interpol.

El fiscal se negó a adelantar su interrogatorio y el organismo internacional envió en agosto una queja a la Cancillería argentina sosteniendo que el Ministerio de Relaciones Exteriores argentino debía instruir a los miembros del Ministerio Público Fiscal sobre los alcances de las inmunidades de los funcionarios de Interpol. Entonces, Pollicita recibió la notificación de que Noble estaba residiendo en Dubai.
La posibilidad de interrogar a Noble quedó trunca. Nunca  se probó oficialmente en la causa si la confirmación de la versión de Timerman que Noble le habría enviado por  mail en 2015 es efectivamente la versión de Noble. PERFIL  se comunicó con Noble vía Twitter y mail pero no obtuvo respuesta al cierre de esta edición.
En la red social, dijo: “¿Por qué el juez Bonadio no le preguntó al abogado de Interpol, un magistrado francés muy respetado, si el memorándum invalidó las notificaciones rojas? Si Bonadio creía que Noble no era imparcial, pregunte directamente a Interpol si el memorándum podría eliminar las notificaciones rojas”. También se quejó de no haber sido contactado por las redes sociales por el juez.n


Temas: