POLITICA RUMBO AL BALOTAJE


El "fuego amigo" se convirtió en una pesadilla para Daniel Scioli

Insultos y descalificaciones del kirchnerismo hacia la oposición hacen que el candidato del FPV no pueda mostrarse como “conciliador”.

El kirchnerismo continúa con fuertes internas.
El kirchnerismo continúa con fuertes internas.
Foto:Cedoc
Ni Mauricio Macri, ni Elisa Carrió, ni la toma de terrenos producto de la falta de vivienda en provincia de Buenos Aires son los principales opositores de la candidatura a presidente de Daniel Scioli. El peor enemigo del hombre del Frente Para la Victoria (FPV) es su tropa propia. Producto del "fuego amigo", los nervios del sciolismo están a flor de piel.

En los últimos días, el kirchnerismo más duro tuvo frases repudiables y una agresión condenable desde todo punto de vista. Quizás la dirigente más dura fue la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien  tildó de "hijo de re mil puta" al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti. "No solamente es facho: es un hijo de mil puta porque sigue vetando nuestra posibilidad de decir lo que queremos. No quiere la Ley de Medios, por eso otra cautelar", manifestó Bonafini.

Por su parte, el ministro de Economía, Axel Kicillof llamó "forro" a Sergio Massa por comparar el sueldo de un jubilado con un preso que trabaja. "El forro de Massa miente sobre eso, es mentira. Ninguno gana la plata en el bolsillo. Se le deposita en una cuenta. De eso que cobra, 35 por ciento se lo queda la Justicia para la familia de la víctima, un 20 va para el sistema carcelario y el resto queda para él para cuando salga o para su familia. O sea que no es verdad que el preso gana más que un jubilado", dijo.

Otro funcionario nacional que no deja respirar a Scioli es el jefe de Gabinete Aníbal Fernández, que diariamente utiliza su arribo a Casa Rosada para hablar con todos los medios y disparar dardos cargados de vehemencia. El último apuntó directamente al candidato: "Si Daniel Scioli cree que yo le hice perder entre 8 y 12 puntos, estamos fritos", remató.

El último K que lo dejó mal parado fue el filósofo José Pablo Feinmann que advirtió a María Eugenia Vidal, gobernadora electa de Buenos Aires: "Soy un tipo de mucho humor, porque sino no podés tolerar que esta chica tan rica, tan linda, haya ganado la provincia de Buenos Aires. No sabe lo que le va a pasar ahí” y señaló que allí “la belleza es pecaminosa”.

“Puede gobernar brillantemente la provincia de Buenos Aires, o puede ser víctima de ese trabajo y terminar en una trata de blancas”, concluyó Feinmann, aunque luego remarcó “nosotros los democráticos lo vamos a impedir”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ante un panorama que los aleja cada vez más de Macri, dirigentes del sciolismo intentan defender la embestida K. El primero de ellos es su hermano "Pepe" Scioli. Ante cada programa que puede, recuerda que solo hay que escuchar al candidato y refuta al kirchnerismo que aún duda de él. "Las voces de Hebe de Bonafini y Feinmann no nos representan", dijo esta mañana.

También Gustavo Marangoni, presidente del Banco Provincia, se encargó en numerosas entrevistas de bajar el tono conflictivo y hasta se permitió debatir con Carlos Melconian y Rogelio Frigerio.

Por último, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey se encargó una y otra vez de contradecir en diversos temas al oficialismo. Meses atrás pidió solucionar el conflicto con los fondos buitre, luego reconoció que "la mayoría pidión un cambio".

También se diferenció de la campaña del miedo: "Es absurdo plantear en campaña qué pasó con la Alianza hace 20 años". Hoy dijo que "afortunadamente hay voces más interesantes que las de Kicillof, Hebe y Feinmann"



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Daniel Scioli
  • fuego amigo
  • Acel Kicillof
  • Gustavo Marangoni
  • José Pablo Feinmann
  • guarangadas K