POLITICA OBRA PUBLICA EN CAMPAÑA

El Gobierno apuesta al ‘voto cloaca’ para vencer a CFK en el Conurbano

Sólo en 18 municipios hay 711 obras en marcha. Insumen unos $ 273 millones por día. No aparece como prioridad en las encuestas, porque la mayoría lo cree inalcanzable.

Puesta en marcha. Macri, Frigerio y la candidata bonaerense, Gladys González, durante una recorrida por las obras de la red troncal de cloacas en Dock Sud.
Puesta en marcha. Macri, Frigerio y la candidata bonaerense, Gladys González, durante una recorrida por las obras de la red troncal de cloacas en Dock Sud. Foto:Cedoc Perfil

El Gobierno mide todo con encuestas. En una de las tantas que realiza cotidianamente, mandó a evaluar qué obras eran las más demandadas en el conurbano bonaerense y se encontró con una sorpresa: las cloacas no estaban al tope ya que, para la mayoría, eran anhelos inalcanzables. El asfalto, el cordón-cuneta y la luminaria aparecían antes.

En este contexto, Mauricio Macri se trazó como uno de sus principales desafíos de gestión apelar a las obras públicas como clave para ganar las elecciones. En otras palabras, el “voto cloaca”.

Según datos oficiales a los que tuvo acceso PERFIL, en lo que va del mandato de Cambiemos hay 711 obras de cloacas y 441 de agua potable, en 18 municipios del conurbano bonaerense, a cargo de Aysa. Esto equivale a $ 273 millones por día, a un ritmo de poco más de una obra de cloaca diaria (1,065 en promedio) desde que asumió Macri.

De ese territorio, si se toman en cuenta nueve municipios en los que ganó Unidad Ciudadana con Cristina Kirchner como candidata, hay 465 obras de cloaca en ejecución. Entre ellas, en el bastión del kirchnerismo, la tercera sección electoral: La Matanza (123), Lomas de Zamora (64), Avellaneda (39) y Almirante Brown (65). De hecho, en las PASO, el peso decisivo de estos municipios fue determinante para que la ex presidenta pudiera alzarse con una exigua victoria por 20 mil votos contra Esteban Bullrich, de Cambiemos. Por ello, creen en el oficialismo, el “voto cloaca” podría ser decisivo: una obra mucho más cara que el asfalto, menos visible, pero por encima de las expectativas que expresan los bonaerenses.

“Tenemos el compromiso de que haya un 100% de cobertura de agua potable en dos años en zonas urbanas y cloacas en todos los municipios a final del mandato”, explicó a PERFIL Rogelio Frigerio, ministro del Interior, de quien depende Aysa. Con el plan de obras se alcanzará a más de 3 millones en el primer caso y más de 1,8 millones en el segundo en el Conurbano. “Además, el 80% de los efluentes cloacales no tenía ningún tratamiento y se vertía en arroyos y ríos. Por eso estamos haciendo plantas de tratamiento también”, destacó Frigerio.

La más importante es la obra de la red troncal de cloacas que comenzó en Dock Sud. Según fuentes oficiales, hacía más de setenta años que no se construía una planta de este tipo, que recolecta a la vera del Riachuelo y el ducto va a la mitad del Río de la Plata, donde se vierten los efluentes tratados. La megaobra, que comprende un túnel de 12 kilómetros, está financiada por el Banco Mundial por US$ 1.200 millones, y fue iniciada en julio con bombos y platillos.

El Gobierno triplicó la cantidad de licitaciones para la construcción de cloacas y agua potable en 18 distritos del conurbano bonaerense y la Capital Federal: pasó de 32,7 licitaciones en promedio por año en el período que gobernó Cristina Kirchner a unas 89,5 en lo que va de gestión macrista.

Paralelamente, en el Gobierno piensan en una reingeniería dentro de Aysa, bajo dos preceptos. En primer lugar, cambiar la normativa para que pueda llegar a barrios y asentamientos. “Hoy no llega a pasillos dentro de las villas”, ejemplificó una fuente oficial. En segundo lugar: para que pueda salir al mercado y conseguir financiamiento externo.

Con los créditos de Procrear, se lanzó el plan Mejor Hogar, que contempla que en aquellos domicilios donde no hay conexión de agua o gas, pero la red troncal ya está instalada, se pueda instalar la conexión con un préstamo blando.

Con la misma lógica, a la gobernadora María Eugenia Vidal le gusta decir que en la Provincia va “a lo profundo, a lo que no se ve” cuando, paralelamente, se invierte en obras hidráulicas para mitigar inundaciones. Quizá para 2019 se hable del “voto hidráulico” en el Conurbano.