POLITICA GREMIOS

El Gobierno apunta contra un grupo de dirigentes que extiende las protestas

El moyanismo y la UOM encendieron las alarmas y anticipan un posible escenario de confrontación. En el Senado también hubo resistencia a un proyecto del oficialismo.

PERFIL COMPLETO

Dirigentes. Moyano hijo, de Camioneros, y “Barba” Gutiérrez, de la UOM, redoblaron sus reclamos.
Dirigentes. Moyano hijo, de Camioneros, y “Barba” Gutiérrez, de la UOM, redoblaron sus reclamos. Foto:cedoc

El Gobierno no consigue contener el malestar sindical pese a que logró este miércoles la firma de un acuerdo en la reunión tripartita de empresarios, sindicalistas y autoridades nacionales. También se atendió el reclamo en pos de la declaración de emergencia social, al que se había sumado la CGT por su alianza con movimientos sociales y que fue uno de los lemas centrales de la multitudinaria marcha conjunta, el 18 de noviembre último.

Sin embargo, persisten fuertes resistencias a la paz sindical y se dejaron sentir tras la reunión de la denominada Mesa de Diálogo por la Producción y el Trabajo. Hubo críticas desde el moyanismo, protestas de la UOM y un rechazo al proyecto de reforma de las ART en el Senado. Tres señales que encienden alarmas y anticipan un futuro panorama de confrontación.

A la carga. Pablo Moyano volvió esta semana a realizar declaraciones públicas tras cerca de un mes de silencio. Dijo que no firmó el pacto antidespidos porque “tanto el ministro de Trabajo como el Presidente son unos mentirosos, así que yo no creo que se cumpla con este compromiso”. También enrostró promesas incumplidas del mandatario: “Uno de los ejes de campaña de Macri fue ‘cuando yo sea presidente los trabajadores no van a pagar más Ganancias’ y ahora están haciendo todo un esquema que nadie entiende y más trabajadores van a pagar”.

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), en tanto, redobló esta semanas sus reclamos por la apertura a las importaciones y activó protestas que incluyeron un inusual piquete, impulsado por el dirigente de Quilmes Francisco “Barba” Gutiérrez, y una marcha semanal que tomará el modelo de las Madres de Plaza de Mayo, para denunciar los 20 mil despidos que sufrió el sector.

Según fuentes sindicales que mantienen un excelente y fluido diálogo con el Presidente, el hijo de Hugo Moyano y el quilmeño Gutiérrez son dos de los referentes gremiales que más animosidad generan en la cúpula del Gobierno. La evaluación es que son dos actores con capacidad de daño que deben ser contenidos, porque se les adjudica una manifiesta intención de de-sestabilizar la administración Cambiemos.

A esas reacciones se sumó otro dato, la resistencia expuesta por referentes sindicales en el Senado durante una discusión sobre la reforma de la ley que regula a las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo, impulsada por la cartera de Triaca.

Previo a la presentación del proyecto, a cargo de la Supe-rintendencia de Riesgo de Trabajo (SRT), se habían mantenido múltiples contactos con los principales referentes gremiales del país. Pero el jueves, durante la reunión de la Comisión de Trabajo y Previsión del Senado, la apoderada de la CGT Marta Pujadas sostuvo que la reforma “no nos da respuesta a lo que venimos insistiendo, que es que Argentina necesita una ley de prevención y seguridad laboral”.

Moyano fue reelecto y manejará su gremio 34 años seguidos

Hugo Moyano consiguió ayer su reelección como secretario general de la Federación Nacional de Camioneros. Se impuso con una lista única en la que fue secundado por su hijo Pablo. El dirigente mantiene un férreo control del gremio y extiende su mandato, que mantiene de forma ininterrumpida desde 1986.

A pesar de que el presidente Mauricio Macri salió en los últimos días a pedir un recambio de la dirigencia gremial y criticó a los mandatos eternos, Moyano es un interlocutor clave en el cegetismo para contener el malestar creciente contra las autoridades nacionales. 

“Es un honor seguir representando a los trabajadores Camioneros”, declaró Moyano tras emitir su voto en las elecciones que lo confirman en el cargo hasta 2020. El dirigente renunció este año a la conducción de la CGT, por eso se había especulado con que dejara a su hijo a cargo del gremio. Hace un mes, Hugo desactivó una maniobra de su hijo, quien quería impulsar una medida de protesta con La Bancaria y la CTA.