POLITICA CAMBIOS EN LOS CASINOS


El Gobierno avanza contra Cristóbal y ya evalúa subirle el canon a las casas de juego

El macrismo pretende cobrar Ingresos Brutos y audita el sistema que mide cuánto ganan las tragamonedas. La controversia llegó a la Corte.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

Hagan que pague más”. Esa fue la orden que bajó Mauricio Macri a sus funcionarios frente a Cristóbal López y el juego. La avanzada del Gobierno contra uno de los empresarios emblemáticos del kirchnerismo no es sólo una cuestión recaudatoria: desde diversos ángulos están dejando a López contra las cuerdas. Lotería Nacional está evaluando una suba del canon que hoy pagan tanto el Hipódromo de Palermo como los dos barcos casinos de Puerto Madero y se intimó a las empresas a que paguen unos $ 4 mil millones en concepto de Ingresos Brutos, deuda frenada en la Justicia desde 2003.

El Gobierno está evaluando alternativas para aplicar en el mundo del juego, atento a la decisión de López de dar un paso al costado. Allí se incluye desde transferir todas las licencias a los distritos hasta estatizar el juego.
En cuanto al canon, los barcos tributan el 20% y el Hipódromo el 30%. Este número está siendo discutido en la cúpula del PRO con la idea de subirlo. “Por ahora tenemos como prioridad que paguen los impuestos que deben y montar una fiscalización adecuada de lo que facturan”, explican. El tema de la fiscalización, adelantado la semana pasada por PERFIL, incluye la licitación que lanzó Lotería para auditar el actual sistema online sobre los tragamonedas.

Una vez que se regularice la situación, el Gobierno traspasará a la órbita de la Ciudad el control del juego, para que se ocupe de cobrarle impuestos y fiscalizarlo.

Hoy la situación está judicializada. Las empresas del juego en la Ciudad, entre las que se encuentra Hapsa, de Federico de Achával, en el Hipódromo, consiguieron medidas cautelares que impidieron el cobro de Ingresos Brutos por parte del Gobierno porteño. La Cámara en lo Contencioso Administrativo les dio el aval. En junio del año pasado, la Ciudad pidió que se revea la medida pero la Sala lo negó. Tras el fallo, el gobierno porteño apeló a la Corte. Tiempista, la Corte Suprema aceptó tratar la queja recién el 26 de noviembre pasado, a pocas horas del triunfo de Macri. En el medio, el gobierno porteño había denunciado el convenio por el cual la Ciudad cedía a la Nación el control y cobro de tributos del juego.

Hoy la deuda que calculan los macristas, sólo de Ingresos Brutos, supera los $ 4 mil millones. Y para 2016, aseguran, le permitirá a la Ciudad  cobrar unos $ 600 millones. Los dueños del Hipódromo y de los barcos no reconocen tal deuda y advierten que los contratos nunca previeron el pago de Ingresos Brutos. Fue parte de la discusión que enfrentó al asesor macrista Fabián “Pepín” Rodríguez Simón con De Achával y Cristóbal López en la reunión que compartieron en el Palacio Duhau.

Atrás parece haber quedado la amistad entre José Torello, jefe de asesores de Macri, con De Achával. El mapa cambió y la avanzada contra Cristóbal y sus socios es un hecho.



Ezequiel Spillman