POLITICA PARA OXIGENAR LA GESTION

El Gobierno busca capitalizar la posible obtención de la Copa

Analizan si organizar un acto, decretar feriado o apenas un evento donde la Presidenta reciba a la Selección para una foto conjunta.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Cristina Kirchner decidió finalmente rechazar la invitación de su par brasileña, Dilma Rousseff, y no presenciará la final de la Copa Mundial de Fútbol en Río de Janeiro. La mandataria local argumentó a través de una carta que su salud –tiene faringolaringitis– no le permite viajar. Además de la “intensa” agenda de hoy en la que recibirá a su par de la Federación Rusa, Vladimir Putin.
Dentro del kirchnerismo discuten por estas horas cómo capitalizar una eventual victoria de la Argentina frente a Alemania. El problema es que no tienen mucho tiempo para diagramar la estrategia. Cristina partirá el lunes hacia Río Gallegos por el primer cumpleaños de su nieto Néstor Iván y el martes hacia Brasil, para participar de la cumbre de los Brics.
La puesta en escena para sacarse la foto con la Selección –se discute si debería ser en la Quinta de Olivos o en La Rosada– debería ser el lunes por la tarde o a la vuelta de su viaje.

Efecto Messi. No existen dudas de que el Gobierno va a tratar de aprovechar políticamente una posible victoria: la alegría mundialista sirve para oxigenar los focos turbulentos de la gestión y también para desinstalar de los medios, por ejemplo, las novedades de la causa Ciccone contra Boudou.  Incluso un funcionario creyó leer los beneficios de ganar el Mundial al momento de negociar con los fondos buitre. Su análisis no parecía serio, pero lo era para él.
En algunos despachos de la Casa Rosada aseguran que la Presidenta no ordenará un acto masivo ante un eventual triunfo, apenas buscará sacarse una foto con la Selección. Nada excesivo. “No quiere aprovecharlo políticamente, sólo lo hará por cuestiones protocolares”, aclararon.
Mientras tanto, los organismos de seguridad trabajan por estas horas en un complejo operativo para escoltar a la Selección desde el Aeropuerto de Ezeiza hasta el predio de la AFA, su primera escala una vez que pisen la Argentina. Saben que si vuelven victoriosos habrá interminables caravanas de vehículos de festejantes.



Lucas Morando