POLITICA DIPUTADOS

Con retoques y cambios, Cambiemos logró dictamen para la ley de inversiones

Con apoyo de los bloques Renovador y Justicialista, se tratará mañana en el recinto la ley de Participación Público Privada.

Foto:Senado de la Nación
Con la firma de los bloques que hace 6 días sellaron la primera derrota legislativa del Gobierno, el proyecto de Participación Público Privada -que prevé una mayor implicación de capitales privados en el financiamiento de obras de infraestructura y servicios- logró dictamen de Comisión en Diputados.  

El miércoles pasado, el kirchnerismo con el apoyo del Frente Renovador y el Bloque Justicialista logró, con 107 votos afirmativos contra 105 negativos, devolver el proyecto a Comisión. Hoy, antes de dar inicio al plenario, el presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky (Cambiemos), leyó las modificaciones que introdujeron al proyecto. 

En comunicación con Perfil, Lipovetzky expresó que "eran cambios que en su mayoría habíamos negociado, los incorporamos en comisión en vez de hacerlo en el recinto". Al respecto de estos, sostuvo que la mayoría son para defender la industria nacional: "Tiene que ver sobre todo con mejorar la participación las PYMES nacionales en los proyectos de PPP, incorporamos un 33% de componentes nacionales". 

Según se desprende de las declaraciones de Lipovetzky, el pedido de un piso de 33% fue realizado por el Frente Renovador pero también por la CGT, que se opuso en un principio al proyecto por el temor de destrucción de los puestos de trabajo nacionales. "Los pedidos también dependen de cada sindicato, el de la construcción siempre estuvo a favor de la ley", expresó Lipovetzky a PERFIL. Por último, el diputado PRO comparó este proyecto con la ley de Obra Pública y sostuvo: "Si los comparás tiene más controles y más fomento a la industria nacional".

Desde el Frente Renovador confirmaron que mañana votarán a favor de la ley de Participación Público Privada ya que "preferimos que el Ejecutivo disponga de esta ley a que eche mano al decreto puesto en práctica por el gobierno anterior". Desde el bloque de Sergio Massa se mostraron conformes con las modificaciones realizadas al proyecto. 

La diputada Carla Pitiot explicó a este medio que las incorporaciones "quedaron pendientes en la sesión porque fueron tan sobre la hora que entendimos que no había consenso en el grado de conocimiento por parte de los diputados para acompañarla". La integrante de la comisión de Legislación General se manifestó, sin embargo, en contra de que esta ley alcance no solo a proyectos de infraestructura, si no también a servicios. "Seguimos insistiendo el hecho de que aparezca servicio es muy amplio", deslizó. 

A pesar de este inciso, Pitiot destacó los controles que se ejercerán en la contratación de inversores extranjeros para las obras. Destacó un mayor monitoreo de la Auditoría General de la Nación, ya que "todos los contratos que se realicen van a pasar al Plan Operativo Anual de la AGN, donde se auditan los contratos realizados hasta octubre del año anterior". En tanto, reveló la creación de una Comisión Bicameral que controlará los contratos realizados bajo el régimen de PPP. "No podemos aprobar una ley y después desentendernos, tenemos que adoptar una posibilidad de seguimiento y lo va a dar esta comisión bicameral", acotó.

Sobre la cantidad de componentes nacionales que incluye la reforma al proyecto de ley se expresó Axel Kiciloff, diputado del Frente para la Victoria, quien dijo a PERFIL que "los cambios que se hicieron no le quitan a la ley los enormes riesgos que tiene sobre todo en manos del gobierno de Mauricio Macri". Haciendo foco en los 33% de componentes nacionales que debe tener cada negocio que se realice bajo este régimen, el integrante de la comisión de Presupuesto y Hacienda sostuvo: "Si tomás cualquier bien y servicio como componente nacional 33% es poco". Para el ex ministro de Economía la ley "no protege el empleo argentino, permite privatizar la obra pública, garantiza rentabilidad y elude los mecanismos de control y transparencia". 

El referente K recordó a quienes decían que antes "el Congreso era una escribanía" y pidió que no se convierta en un registro civil "para presenciar el casamiento entre el gobierno y la oposición que, con pequeños retoques, le vota todas las leyes". Para Kiciloff estos pequeños cambios a las propuestas oficiales no modifican la cuestión de fondo: "Pretendemos que los proyectos que son neoliberales directamente no salgan o que se cambian sustancialmente". Por último, el presidente de la comisión de Economía criticó la creación de una Comisión Bicameral para el control de los negocios realizados, ya que "también se hizo comisión bicameral para la deuda, todavía no se confirmó y ya tenemos 35 mil millones". "El problema no es lo que se le informa al Legislativo, es lo que hace el Ejecutivo", cerró