POLITICA DARIO LOPERFIDO, POLEMICO

“El gobierno de De la Rúa fue víctima de una conspiración”

A quince años de la caída de la Alianza, el ex funcionario acusa al peronismo. Y dice que quienes comparan esa experiencia con Cambiemos “quieren desestabilizar”.

radical. Fue secretario de la Alianza y ahora dirige el Colón.
radical. Fue secretario de la Alianza y ahora dirige el Colón. Foto:cedoc

Si bien son varios los ex aliancistas con cargo en Cambiemos, Darío Lopérfido es uno de los pocos funcionarios que se anima a opinar sobre el fracaso y derrumbe del gobierno delarruista. Y lo hace con el mismo ánimo provocador que meses atrás lo dejó afuera del Ministerio de Cultura porteño, tras encabezar una cruzada en contra del número canónico de los desaparecidos por la última dictadura. En lugar de eludir las respuestas o ensayar una autocrítica impostada, el actual director del Teatro Colón se defiende atacando. ¿A quién responsabiliza Lopérfido por la caída de la Alianza? A uno de sus adversarios fetiche: el peronismo.

“Creo que aquel gobierno fue víctima de una conspiración. En los últimos días, Fernando de la Rúa le ofrecía al peronismo establecer un cogobierno. Pero al final el peronismo fue por todo”, opina Lopérfido, a 15 años exactos de la huida en helicóptero del presidente. De origen radical, Lopérfido fue secretario de Cultura y Comunicación (con rango de ministro) de De la Rúa. Pero su militancia en el Grupo Sushi le hizo ganar una visibilidad y rol político que excedía largamente las funciones de aquel puesto.

A 15 años de la represión de 2001, con 39 muertos incluidas, Lopérfido reflexiona sobre qué debería haber hecho la Alianza para evitar ese de-senlace: “Lo primero, decir de entrada lo mal que estaba la cosa. Había un enorme déficit, endeudamiento externo y la convertibilidad estaba agotada, aunque se sostenía por ley. Eramos poco competitivos, caros y con el precio de la soja por el piso. Errores hubo muchos, pero la situación requería una unidad fuerte, y no hubo colaboración para salvar la gobernabilidad”.

Así, el intento de autocrítica del ex sushi termina empatado con la supuesta conspiración del peronismo. Lopérfido detalla que, hasta el 19 de diciembre de 2001, De la Rúa le ofreció a los gobernadores sumar dirigentes del PJ a su gabinete. Pero esa negociación fracasó a último momento. Opina que “debilitaron el gobierno, hasta que se caía solo. Si buscás alianzas, apoyos legislativos y de gobernadores, pero todo te lo niegan, no es un golpe pero es una forma de debilitarlo al extremo”.

Sobre los posibles puntos en común entre la Alianza y Cambiemos (dos de las tres experiencias no peronistas desde 1983), Lopérfido no ve casi ningún parecido. “Es una comparación maliciosa: quienes la hacen quieren desestabilizar. Cambiemos está bien plantado y la situación económica no tiene nada que ver. Si bien está en minoría legislativa, construye alianzas. Tiene encuestas de opinión muy favorables, y el dato clave está en gobernar la provincia de Buenos Aires, donde empezó el desastre contra la Alianza”, retruca.

Para el funcionario porteño, a su vez existe un cambio sensible entre el peronismo de 2001 y el actual. Mejor dicho: hay una evolución. “En ese momento no pudo procesar la derrota con De la Rúa. Ahora tiene ánimo de ayudar. Hay un recambio generacional y a los gobernadores les conviene que la cosa vaya bien. Además cuando tuviste el espanto de 2001, todos se vuelven más responsables”, cierra Lopérfido.

Pese a su final trágico, la Alianza funcionó como una especie de semillero para la política, incluido Cambiemos. Además de Lopérfido, dos gobernadores (Gerardo Morales y María Eugenia Vidal), el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, una ministra (Patricia Bullrich), más un grupo de funcionarios de peso (Federico Sturzenegger y Miguel de Godoy, entre otros) ocuparon distintos cargos bajo la presidencia de De la Rúa.