POLITICA POLEMICA EN EL PARLAMENTO

El Gobierno intentará limitar los fueros de diputados y senadores

Pretende que la Justicia pueda intervenir sus teléfonos o allanar sus domicilios sin necesidad de contar con la autorización previa del Congreso. Esta semana se trata a nivel de comisión.

A debate. El titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó , activó el proceso para discutir los proyectos en comisión. El año pasado, la situación de Julio De Vido marcó el debate por los fueros.
A debate. El titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó , activó el proceso para discutir los proyectos en comisión. El año pasado, la situación de Julio De Vido marcó el debate por los fueros. Foto:presidencia

El Gobierno decidió avanzar en la limitación de los fueros de los diputados y senadores, un obstáculo legal en el que se escudaron desde Julio De Vido hasta Carlos Menem cuando enfrentaron procedimientos judiciales y que puede ser determinante para el futuro político de Cristina Kirchner si finalmente es candidata en la provincia de Buenos Aires.

Por ello, el macrismo quiere debatir durante abril dos proyectos del oficialismo cuyo objetivo es que la Justicia pueda investigar a los legisladores sin necesidad de acordar previamente con el Congreso cuando pretenda avanzar con una medida de prueba, como por ejemplo un allanamiento o una intervención telefónica sobre un diputado o senador.

Además, contempla achicar los plazos para lograr el desafuero a pedido de un magistrado.

El tema se puso de relieve el año pasado, cuando la Cámara de Diputados se tomó cerca de un mes para resolver si se podían allanar las oficinas del ex ministro de Planificación y diputado kirchnerista Julio De Vido, lo que volvió al procedimiento prácticamente una broma de mal gusto. De Vido supo tres semanas antes que lo allanarían. Y finalmente el Frente para la Victoria votó en contra.

Más aún: en el macrismo estiman que, además de Cristina Kirchner, podrían recalar en la Cámara de Diputados una serie de ex funcionarios con problemas en los tribunales federales.

“Con esto se va a terminar la idea de que vayan al Congreso a tener fueros para que no se los pueda investigar”, argumentan a PERFIL en el bloque del PRO.

La ley que hoy rige tiene ya 16 años y su espíritu, creen en el oficialismo, se fue desvirtuando en función de impedir el accionar judicial y no de generar un espacio de libertad a los opositores para evitar persecuciones políticas.

En un Congreso que, tal como suele repetir el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, será una “caja de resonancia de la política” durante el año electoral, es esperable que no sólo se vea mermada su capacidad de trabajo sino que muchos de los funcionarios investigados por causas vinculadas a la gestión kirchnerista desembarquen en una banca para obtener los preciados fueros.

Letra chica. La propuesta incluye dos proyectos y ambos cuentan con el aval de la Casa Rosada. El objetivo es tratarlos en la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados la semana que viene.

Las iniciativas llevan la firma de los diputados macristas Silvia Lospennato y Nicolás Massot (jefe del bloque del PRO), dos de los alfiles de mayor confianza que tiene Emilio Monzó.

El primer proyecto elimina de la Ley 25.320 el párrafo que prohíbe “ordenar el allanamiento del domicilio particular o de las oficinas de los legisladores ni la intercepción de su correspondencia o comunicaciones telefónicas sin la autorización de la respectiva cámara”.

A su vez, el segundo proyecto modifica el artículo 2º de la ley y cambia los plazos que tiene actualmente el Congreso.

El texto de la propuesta sostiene que, “en el caso de sentencia condenatoria o inasistencia del legislador a prestar declaración indagatoria”, el juez deberá cursar al Congreso nacional el pedido de desafuero en las 48 horas posteriores del fallo o la inasistencia.

“La Cámara deberá tratar la causa en la primera sesión del cuerpo (parlamentario) o dentro de un plazo máximo de treinta días”, se explica. Actualmente ese plazo es de 180 días.

Votos. Según los primeros cálculos oficiales, los cambios en la ley que regula los fueros podrían llegar en dos semanas al recinto. Allí, Cambiemos necesita consensos dado que no goza de su propia mayoría.

En principio, el FpV ya adelantó su negativa a acompañar los proyectos: alegaron que las modificaciones se podrían prestar a una “persecución política”, con la misma línea argumental con que CFK se defiende tras tres procesamientos en Comodoro Py.

Por su parte, el Frente Renovador de Sergio Massa se mostró de acuerdo pero ensayó una diagonal: que el presidente de la Cámara de Diputados sea notificado ante el accionar judicial sobre un determinado legislador.

En el macrismo no están convencidos de apoyar la idea del Frente Renovador: afirman que puede generar “sospechas” de que esa información rápidamente circule hacia el imputado que se encuentra bajo investigación judicial. El tema se abrió y promete, en un año electoral, ser parte del debate que cruza la grieta, una vez más.

El futuro de Cristina Kirchner

La principal incógnita de cara a las próximas elecciones legislativas es si Cristina Fernández de Kirchner competirá como candidata en la provincia de Buenos Aires.

La ex presidenta ya acumula tres procesamientos en Tribunales. Y su situación judicial es cada vez más comprometida.

Por eso, una limitación a los fueros de los legisladores podría ser determinante para su futuro político si finalmente se aprueba en el Congreso.

La semana pasada, Fernández de Kirchner fue procesada por el presunto delito de asociación ilícita por las operaciones de la inmobiliaria Los Sauces. Una situación similar enfrenta en la causa por la venta de dólar futuro del Banco Central y por la obra pública.