POLITICA EN LA CASA ROSADA


El Gobierno tiene una postura dividida y mira encuestas para medir el impacto

Algunos consideran los avances judiciales como "buena noticia" frente al ajuste. Otros temen que la expresidenta se transforme en víctima.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

El Gobierno recibió el pedido de imputación sobre Cristina Fernández de Kirchner por la causa de lavado de dinero entre la cautela y la expectativa. La trama judicial para la ex jefa de Estado, a la que se suma la indagatoria que deberá enfrentar el miércoles próximo, no generó una posición única dentro del gabinete. Entre los asesores del presidente Mauricio Macri hay posiciones divididas: un sector cree que lo mejor es la mesura y no adelantarse para no aparecer intercediendo en la Justicia, mientras que otros creen que un procesamiento de la ex presidenta sería muy importante en el complicado contexto económico que atraviesa la administración del PRO.

“No creemos que esté tan cerca una detención, vamos a evaluarlo si sucede”, confiaron a PERFIL cerca del jefe de Gabinete, Marcos Peña. Las posibles consecuencias de la situación procesal de Cristina despiertan escepticismo: temen un efecto rebote que revalorice al kirchnerismo, hoy en franca retirada, como se puede advertir en su alicaído bloque en Diputados. Además, aseguran en la Casa Rosada, la imagen internacional del país con una ex presidenta detenida, bajo el “modelo Lula”, no conlleva una mejora de la del propio Macri.

Pero no todos piensan igual. El ala política del Gobierno prefiere dar una señal clara a la sociedad en el sentido de la lucha contra la corrupción en medio del escándalo por los Panamá Papers y los problemas económicos. Uno de los funcionarios con mayor presupuesto de la Nación, y de corte peronista, lo explica: “En medio de los ajustes tarifarios y las malas noticias, no tengo dudas de que sería una buena noticia”.

“Si bien a la sociedad le vendría bien, no queremos victimizarla, si va presa tiene que ser con pruebas contundentes”, acota, por su lado, uno de los diputados nacionales del bloque.

En esta línea, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, apoyó la investigación y consideró que “las pruebas son contundentes”.

En los primeros sondeos que circulan por el primer piso de la Casa Rosada, en referencia al impacto de los Panamá Papers, surgió que, si bien el tema preocupa a un sector de la sociedad, forma parte de la demanda contra la corrupción.

El macrismo intentará, en los próximos días, esforzarse por dividir aguas entre las causas del kirchnerismo y la imputación que pesa sobre Macri. Acaso por ello, el lunes y el martes se pudo ver al Presidente visiblemente enojado con el tema.



Ezequiel Spillman