POLITICA MODERNIZACIóN ESTATAL

A fichar todos: el Gobierno tomará asistencia a los empleados públicos

La medida surge del Ministerio de Modernización que instalará un sistema para auditar mejor los horarios. La postura gremial.

Andrés Ibarra descartó despidos en un futuro cercano.
Andrés Ibarra descartó despidos en un futuro cercano. Foto:Cedoc

Aún no se sabe cuando, pero con el objetivo de modernizar el Estado y hacer más eficiente los servicios públicos, el Gobierno planea que los empleados estatales fichen o marquen tarjeta como cualquier otro trabajador. Así, con esta medida impulsada desde el Ministerio de Modernización, desde el Ejecutivo aseguran que se busca reforzar el control sobre el presentismo de los empleados públicos.

Si bien desde que Cambiemos asumió el gobierno este fue uno de los ejes que se trazó el ministro Andrés Ibarra, en el marco de su plan para "jerarquizar el empleo público", también implementarán las evaluaciones de desempeño y el fomento de la carrera pública.

La meta de este año será que el 50% de los ministerios pasen al sistema biométrico (el mecanismo más preciso), mientras que el objetivo final será que todos utilicen la misma tecnología y que haya un "sistema centralizado de presentismo". De esta manera, el sistema podrá funcionar también para auditar ausencias injustificadas u horarios incumplidos.

"Lo primero que vamos a hacer es homogeneizar a la Administración Pública Nacional, tanto a la gestión central como a los organismos desconcentrados, para estandarizar sus sistemas de ingreso", manifestaron fuentes oficiales a La Nación. "El objetivo es detectar y analizar los niveles de cumplimiento de la jornada para que el Estado pueda brindar respuestas administrando de manera efectiva los recursos", agregaron.

Gremios. Según publica La Nación, los sindicatos estatales, en principio, no opondrán resistencia a una mayor vigilancia de la asistencia y el cumplimiento horario, siempre y cuando, advierten, no se afecten los derechos adquiridos, es decir, como aseguró Andrés Rodríguez, titular de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), el gremio de mejor diálogo con el Gobierno, que no se modifiquen "las sanciones por ausencias injustificadas" que "son las estipuladas en el régimen jurídico de la administración pública".

Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), por su parte, el sindicato estatal que siempre está en tensión con el Gobierno, coincidió con UPCN en no oponerse a un cambio en los sistemas de control del presentismo. Si bien aseguraron que no se van a "negar nunca a que se exija cumplir un horario, porque es lo que corresponde", también advirtieron que "si hay cambios, el ojo estará puesto en que no afecten las condiciones de trabajo".

El problema. No todas las oficinas estatales llevan un seguimiento del ausentismo del personal y las que lo hacen, no lo realizan del mismo modo. Ante esta situación bien heterogénea, el objetivo de Cambiemos es instrumentar un sistema biométrico unificado para llevar el registro de las horas laborales de todos los agentes estatales.

Estadísticas. En el 2016 la cartera conducida por Andrés Ibarra contabilizó que de los 220.000 empleados públicos que tiene la administración nacional (sin contar las fuerzas de seguridad), unos 70.000 pasan por algún tipo de sistema electrónico. 

La mayoría de esos es identificada a través de tarjetas y sólo en los ministerios de Agroindustria, Educación, Justicia, Seguridad, Jefatura de Gabinete y Presidencia, además de Modernización, existe un control biométrico, que detecta la identidad de la persona por su huella digital.

Según el relevamiento realizado por Modernización, el control de la asistencia laboral, aún hoy, en carteras como Comunicaciones, Cultura, Salud, Turismo y muchos organismos descentralizados, lo hacen mediante planillas de papel.