POLITICA SANTIAGO MALDONADO

El hijo de López fue a la Plaza y dijo que no pierde la esperanza

“Primero hablás en presente, después se te confunde el presente con el pasado, y al final terminás hablando en pasado”, dijo.

En la marcha. Ruben, ayer, en la Plaza de Mayo durante la movilización por Santiago Maldonado.
En la marcha. Ruben, ayer, en la Plaza de Mayo durante la movilización por Santiago Maldonado. Foto:Sergio Piemonte

Ruben López siente dolor porque, después de 11 años, su padre sigue desaparecido y no hay culpables. Pero más dolor siente, dice, porque no puede creer que a más de una década se encuentre en una marcha reclamando por otro desaparecido en democracia.

Son las 18. Ruben llega de La Plata con Pastor Asuaje, amigo entrañable de su padre y compañero de militancia desde los 70. Con una bandera de Julio y un cartel con la foto de Santiago se abre paso rumbo al escenario en Plaza de Mayo. A medida que lo reconocen muchos se acercan a saludarlo. Y le agradecen su compromiso.

A Jorge Julio López lo vieron por última vez el 18 de septiembre de 2006, en Los Hornos. Todo indica que fue secuestrado por alguien con una estructura grande y con la protección necesaria como para desaparecerlo sin dejar huellas. Las sospechas se centraron en la figura del represor Miguel Etchecolatz, que era juzgado por un tribunal en ese momento por crímenes de lesa humanidad. El ex comisario general de la Bonaerense había sido señalado durante el juicio por López –quien había sido víctima de la última dictadura militar– como el autor material de torturas, asesinatos y desapariciones.

“No es este tribunal el que me condena, son ustedes los que se condenan”, dijo el represor cuando los jueces dictaron la sentencia, en una frase que con el tiempo se interpretó como una alusión a la desaparición de López.

Santiago Maldonado lleva un mes sin aparecer. Hay algo que une los dos casos. De ninguno de los dos se sabe si están vivos o muertos, ni dónde. Eso genera un impacto en su entorno irreparable. “Al principio hablás en presente, después se te confunde el presente con el pasado, y al final terminás hablando en pasado. Espero que a la familia de Santiago no le pase esto”, grafica Ruben mientras habla con PERFIL en la marcha que reclama la aparición con vida de Maldonado.

Ruben dice que con Maldonado está reviviendo su propia historia personal. “Nunca perdés la esperanza, pero las expectativas de que aparezca con vida son menores cuando pasa el tiempo”, explica.

López hijo cuenta que ayer tuvo un acto fallido producto de lo terrible que es la figura del desaparecido. “Le dije a una periodista que mi viejo murió”, afirma. Pero lo cierto es que no puede asegurarlo ni tampoco negarlo. Ruben trabaja por cuenta propia y dedica varias horas de su tiempo a una fundación que se llama Construyendo Conciencia, que lucha por los derechos humanos. “La fundación no puede llevar el nombre de mi viejo porque él no está para prestar su conformidad ni tampoco tengo un acta de defunción para probar que murió. Fijate lo que son las cosas”, cierra.