POLITICA BLANQUEO DE CAPITALES

El intercambio de información con Estados Unidos potencia la última pata del blanqueo

Empezaría en enero y contempla a Hacienda y Finanzas con la AFIP del lado argentino y al Departamento del Tesoro y la IRS del lado estadounidense

Intercambio de firmas
Intercambio de firmas Foto:Telam
El intercambio de información tributaria entre Estados Unidos y Argentina, que entraría en efecto en enero de forma automática, cae en el momento justo para incentivar a todos los que habrían estado con dudas sobre si sumarse o no a la edición de marzo del mismo. 

Según una encuesta de KPMG a 80 ejecutivos de empresa antes del anuncio por parte del Ministerio de Hacienda y Finanzas, si bien el 78% consideraba que el blanqueo iba a ser exitoso, un 39% creía que aquellos que no se suscribieran a la etapa final de marzo iban a tener otras oportunidades de regularizar su situación.

 “La verdad es que, más allá de los intercambios de información que se vienen en el futuro, no tiene mucho sentido haber abierto un blanqueo sin antes haber tenido acordado un intercambio con Estados Unidos, como hicieron Brasil y Chile antes de sus últimos blanqueos” consideró Julián Siri, profesor de Finanzas en la UCEMA y portfolio manager en Gestarum. Es decir, que un potencial acuerdo antes de abrir el blanqueo podría haber causado un blanqueamiento mayor a los US$ 21.863 millones anunciados el 22 de noviembre pasado.

Para Siri, sin embargo, el mítico número de us$100.000 millones que circulaba en los primeros anuncios del blanqueo, es más probable que nunca, aun antes de saber del intercambio de información. “A nivel planetario, la tendencia va cada vez más hacia el intercambio de información y a un menor uso del dinero físico”. La combinación de esta tendencia histórica hacia parecer a semejante número de divisas norteamericanas “no tan poco realistas como se podría pensar”. Y ahora con el anunciado intercambio hay como nunca una expectativa de la edición de marzo.

El ente recaudador liderado por Abad tendría a su alcance información del Departamento del Tesoro de Estado Unidos y la IRS, su equivalente en Estados Unidos. "La AFIP contará a partir de ahora con una herramienta valiosísima para detectar, en el territorio de los Estados Unidos, activos no declarados por los contribuyentes argentinos que decidieran no aprovechar este régimen de sinceramiento fiscal", dijo el ministro en la firma del acuerdo.