POLITICA AGENDA DEL G20

El interés por el crecimiento les gana a los buitres

Los líderes mundiales se reunirán el próximo fin de semana en Australia. La embajadora del país anfitrión dijo que el objetivo principal es evitar un enfriamiento de la economía. Kicillof quiere una declaración sobre la deuda.

PERFIL COMPLETO

El próximo fin de semana se realizará en Brisbane, Australia, la cumbre anual de presidentes del G20, el principal foro de cooperación económica mundial. Sin Cristina Kirchner, afectada por problemas de salud, los líderes mundiales trabajarán sobre una ambiciosa agenda que incluye como objetivo central superar en 2% las previsiones de crecimiento mundial para los próximos años.

Aunque Argentina, que estará representada por los ministros Axel Kicillof y Héctor Timerman, intentará sumar el tema de la reestructuración de la deuda a la declaración final, los temas centrales pasan por desafíos distintos, según se desprende de las declaraciones de la representante del país anfitrión, la embajadora Patricia Holmes.

Compuesto por 19 países desarrollados y en desarrollo, además de la Unión Europea, sus integrantes representan más del 80% de la economía mundial y dos tercios de la población global.

—¿El G20 ganó relevancia con la crisis?, ¿podrá mantener su protagonismo ante el nuevo panorama internacional?
—Si bien el G20 ejerció un rol fundamental para contener la crisis financiera mundial, ya no se trata de gestionar la crisis para asegurar la recuperación, sino de planear las reformas a mediano y largo plazo que permitan lograr un crecimiento sostenible y estable, y lograr que la economía mundial sea más resistente a futuros shocks. Australia, como presidente del grupo en 2014, ha tenido como objetivo que los países se comprometan a tomar medidas concretas y prácticas para elevar el crecimiento económico y las oportunidades de empleo a nivel mundial. Hemos fijado una meta de elevar el crecimiento mundial en 2% por encima de la trayectoria proyectada en cinco años. Este crecimiento debe ser inclusivo, lo que significa que debe generar más y mejores empleos para todos, incluyendo mujeres y jóvenes. En la Cumbre de Ministros de Trabajo en septiembre se acordó el objetivo de reducir la brecha entre la participación de hombres y mujeres en el mercado laboral en 25% para 2025.
Para consolidar ese crecimiento del 2%, también es necesario realizar reformas en varios frentes. Por ejemplo, en el tema impositivo el G20 está promoviendo reformas para mejorar la transparencia e implementar un estándar para el intercambio automático de información que permita compartir datos a nivel global y asegurarse que los contribuyentes con inversiones en el extranjero cumplan con sus obligaciones impositivas domésticas.

—¿Cuál será la clave para definir si la reunión ha sido un éxito?
La Cumbre de Brisbane será la culminación de un año de trabajo conjunto, no sólo de los miembros, sino también de los grupos asociados, para sentar las bases de un enfoque plurianual que impulse el crecimiento y el empleo; un enfoque que continuará bajo la presidencia de Turquía y más allá. Australia buscará que la Cumbre no sea sólo un debate de alto nivel; queremos que los líderes de los países usen su influencia política conjunta para producir resultados económicos reales.



Aurelio Tomas