POLITICA TRAS EL PROCESAMIENTO


El kirchnerismo buscó defender a Cristina

El fiscal Di Lello cuestionó aBonadio yconsideró que los actos de gobierno no se pueden juzgar como delitos. Pinedo defendió la denuncia de dólar futuro.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

El kirchnerismo acusó ayer al Gobierno de querer “proscribir a Cristina Kirchner a través de una supuesta persecución judicial. El viernes, la ex presidenta fue procesada por “administración infiel” en la causa de dólar futuro, y embargada por 15 millones de pesos.

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, uno de los denunciantes, dijo que no se mete en las decisiones judiciales pero advirtió que cuando se hicieron los contratos con dólar futuro el gobierno anterior sabría que golpearía a su sucesor. “Hicimos la denuncia para frenar esa locura”, explicó Pinedo.

Ayer, el fiscal Jorge Di Lello cuestionó la decisión de Bonadio. Consideró que los actos de gobierno no se pueden juzgar como delitos porque “si no, entramos en un gobierno de los jueces”.

Los kirchneristas diagnostican que hubo una subestimación de lo que podía hacer el Poder Judicial una vez que CFK abandonara la Casa Rosada. En concreto, hay otras tres causas que preocupan a la ex jefa de Estado. En una de ellas, el fiscal Carlos Rívolo la imputó por haber recibido, en teoría, coimas de los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López en retribución por la adjudicación de obra pública. Esa pesquisa, que la conduce también Bonadio, es conocida como “Los Sauces”.

Cerca de los empresarios dijeron a PERFIL que es “inverosímil” que por obras millonarias se hayan pagado coimas disfrazadas de alquileres por alrededor de 20 mil dólares. Pero en los tribunales no piensan lo mismo.

Hotesur es el otro expediente que tiene en vilo a la familia de la ex presidenta. Esa sociedad, que administraba los hoteles de los Kirchner, recibió sumas millonarias por parte de Báez para el alquiler de habitaciones que nunca se usaron. El juez Julián Ercolini quiere saber si detrás de esa maniobra hubo lavado de activos.

La otra causa que roza al kirchnerismo es la que tiene preso a Báez, y que se conoce como “la ruta del dinero K”. Allí se investiga si el empresario fugó dinero a cuentas en el exterior. Pero el testimonio del “valijero” arrepentido, Leonardo Fariña, complica la posición del kirchnerismo.



Mariano Confalonieri