POLITICA MAGISTRATURA

El kirchnerismo se refuerza en el Consejo para resistir la embestida

No tiene la cantidad de votos necesaria para remover jueces. Pero le quitó a Ricardo Lorenzetti el control del presupuesto.

Foto:Cedoc Perfil
Con la guerra abierta entre el Gobierno y la Justicia de fondo, el kirchnerismo logró un importante movimiento en el Consejo de la Magistratura, que le permitirá tener control sobre el órgano fundamental en la designación y remoción de los jueces. A pesar de que no cuenta con los dos tercios de los miembros que le permitiría mayor margen de discrecionalidad, logró hacerse del control de los fondos, desde donde intentará imponer condicionamientos.
El nuevo esquema del Consejo quedó definido el jueves, cuando los magistrados vinculados a La Cámpora, con siete votos sobre trece, lograron asumir el máximo poder al arrebatarle al estamento de magistrados, el manejo de los fondos, quitándoles poder de decisión.
Removieron a Germán Krieger, hombre nexo entre la Corte Suprema y el Gobierno, y en su puesto nombraron a Claudio Cholakian, ex asesor de la diputada nacional Diana Conti en su paso por la Magistratura. Esa decisión fue aprobada con el voto de los siete magistrados que se encolumnan con el oficialismo. La oposición aseguró que la decisión fue tomada de manera ilegal por no contar con el quórum suficiente y por irregularidades en la convocatoria a la sesión.
En este escenario, sectores de la oposición temen que la presión contra los jueces que investigan causas de corrupción sea a través de la acumulación de sanciones disciplinarias. Este mecanismo sólo exige una mayoría de siete votos.
Para tener los dos tercios necesarios para remover a un juez, en tanto, hacen falta nueve votos, algo que esta semana quedó demostrado que no será fácil para el kirchnerismo. Los siete oficialistas son la camarista Gabriela Vázquez (quedó como presidenta), el secretario de Justicia, Julián Alvarez, los diputados Eduardo “Wado” De Pedro y Héctor Recalde, los senadores Pablo González y Ruperto Godoy, y el académico Jorge Candis. Desde la oposición ya se formó un bloque de tres radicales, conformado por el diputado Gustavo Valdés, el senador Angel Rozas y el abogado Miguel Piedecasas. Y se especula con que se manejarán coordinadamente con la abogada Adriana Donato, y los jueces Luis Cabral y Leónidas Moldes.
Algunos funcionarios judiciales creen que el control del presupuesto y el recambio de funcionarios es un “acto de gatopardismo”. Para otros,  encubriría, una forma de presionar a la Corte Suprema, para empujar el reemplazo de la vacante que dejará Raúl Zaffaroni a partir del 1º de enero.

Natalia Aguiar