POLITICA REBELIÓN EN LA MARCHA DE LA CGT

La CGT se fue custodiada en medio de corridas, timbrazos y escaramuzas

Las tres cabezas de la central sindical tuvieron que ser escoltados ante los reclamos. Los cánticos.

Carlos Schmit
Carlos Schmit Foto:DyN
El final del acto la Confederación General del Trabajo (CGT) fue una muestra de la fractura. Carlos Acuña, Juan Carlos Schimd, Pablo Moyano y Héctor Daer recibieron el reclamo de las bases: definir una fecha del paro. 

Héctor Daer, micrófono en mano, fue protagonista de un "furcio" que dio inicio a la reprobación: "Vamos a convocar un paro general antes de fin de año".  

Antes de que terminara de dar su discurso, desde la calle que oían gritos que reclamaban un paro para lo antes posible, junto con la palabra "traidores". 

Tras el reclamo "poné la fecha la puta que te pario", Daer, junto a los otros dirigentes de la CGT, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, debieron ser escoltados por sus guardaespaldas hasta los autos. Hubo botellazos, corridas y más de uno atinó a tocar timbres para buscar refugio en un lugar seguro. "Se va acabar, se va acabar la burocracia sindical", vociferaban, en tanto, los manifestantes. 

Otro incidente también lo vivió Pablo Moyano, dirigente de Camioneros, quien no fue uno de los oradores del pacto pero estuvo en primer final. Apenas finalizó la marcha, fue tratado de "traidor" por un sector de los trabajadores desatando una batahola.